Publicidad

Título: El oficio de la crítica
Autor: malabesta
Fecha: 24/02/2005

El oficio de la crítica

Consulta de malabesta

F. V. se interesa por nuestro estado de salud en los siguientes términos:

"Hola...

Qué duro debe ser lo vuestro cuando no os gustan el 95% de las películas..

O quizás es ese miedo de lo púdico de admitir que te gustan algunas que no deberían, y hay que mantener esa mirada descreída del que está por encima del bien y el mal...

Sinceramente, espero que los dioses del cine se apiaden de vosotros ante tanto sufrimiento, o quizás dedicaros a otra cosa en la que podáis disfrutar más..."

Nos alegra mucho que se nos haga esa pregunta. Porque así podemos dar salida a una de nuestras grandes angustias vitales. Sí, sufrimos mucho. Muchísimo. Nueve de cada diez orientadores laborales no recomiendan hacerse crítico de cine. El décimo nos tocó a nosotros. Nos tocó en suerte, se sobreentiende. Sufrimos mucho. Pero nada de en silencio. Los críticos competimos en chillerío con el grillo angoleño. No hay mas que escuchar a Pumares. Pero es que alguien tiene que ver toda la morralla que llega a nuestras pantallas para poder distinguir el grano de la paja. O si no, imagínese lo que pasaría si todo el mundo fuese a ver todas las películas; los niños dejarían de ser apadrinados, Doñana sería un supermercado y la infraestructura de Greenpeace consistiría en un patinete y tres flotadores, uno de los cuales ha sido pinchado por un gendarme francés. Pero gracias a nosotros, que seleccionamos ese 5% que merece la pena, los niños tienen rotuladores, la avutarda sigue feliz con sus zonas tradicionales de cría y Greenpeace tiene muchos patinetes.

Pero no se crea que somos especialmente crueles. O si no, desafiamos públicamente al que sea capaz de nombrar mas de diez películas rodadas, por ejemplo, en 1941 (de un total de 1800 que se estrenaron por aquel entonces). Si hay algún listo entre el público, reconocerá una ("Ciudadano Kane"), puede que alguna más. Pero del resto, ya no se acuerda nadie. Y para los que sean de letras, el 5% de 1800 es 90. Digamos que todas esas películas hubiesen pasado a la historia, la humanidad hubiese desaparecido hace rato, porque la ceremonia de entrega de los Oscars habría durado así a ojo unos 30 años. Ya se sabe que a una ceremonia de esa magnitud sólo sobreviven las cucarachas. Y además, las enciclopedias de cine serían gordísimas.

Critico en acciónLo que no puede ser que diga usted eso del "miedo de lo púdico de admitir que te gustan algunas que no deberían". ¿Miedo nosotros? No sabemos lo que es el miedo. Por no saber, no sabemos ni siquiera si va con b o con v. Busque usted a un crítico que defienda "Rocky IV" y que además cumpla dos de las siguientes condiciones: a) tener más de 6 años b) no vivir en la calle c) recordar su nombre y al menos un apellido d) hablar castellano. Por algo somos la off-off crítica. Pero si usted quiere críticos a los que le gusten el 95% de las películas, cómprese cualquiera de las revistillas éstas que regalan pegatinas y carpetas, y no estamos hablando de la "Súper Pop".

En todo caso; si quiere aliviar nuestro sufrimiento, que los niños sean felices, que la avutarda anide por donde quiera o que Greenpeace se compre una media y un calcetín... pinche los banners.