Ficha

País

Corea del Sur

Año

2000

Título original

Bichunmoo

Duración

118min

Dirección

Young-jun Kim

Guión

Young-jun Kim

Reparto

Hyun-joon Shin, Hee-seon Kim, Jin-young Jeong, Dong-jik Jang

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Bichunmoo
Autor: sensillo
Fecha: 09/07/2003.
Póster Bichunmoo

Bichunmoo

Digerido por sensillo

Curioso pastiche shakespeariano con forma de película de artes marciales. Este largometraje admite al menos dos visionados. Se puede hacer abstracción de la trama y admitir, por comodidad, que los orientales se pelean entre sí haciendo cabriolas simplemente porque tienen mala leche. Con esto tenemos una película del montón que gustará tal vez a la silenciosa legión de aficionados al kung fu.

Sin embargo, merece la pena hacer el esfuerzo de meterse en la historia y disfrutar esta película en su conjunto, donde los duelos a espada están integrados en el argumento en vez de ser éste una mera excusa para que se produzcan. Precisamente el principal lastre de la película consiste en que quienes no hemos leído los cómics en que se basa nos encontramos a veces confusos y perdidos en más de una escena. Es una lástima que un sólido guión se eche en ocasiones a perder por unas transiciones entre escenas que a veces resultan demasiado abruptas, y por la aparición de nuevos personajes sin haber sido presentados convenientemente. Pequeños detalles que mantienen ocupado al espectador intentando no perderse, dando codazos a su compañero de la butaca de al lado con expresión interrogativa y, en definitiva, dificultando el goce de otros elementos más plásticos de la película.

Sé que hay gente que no encontrará de su agrado los excesos visuales tan típicos en el cine oriental. Es sin embargo el apartado visual, en mi opinión, una de las principales virtudes de la película. Con un colorido difícil de encontrar en producciones occidentales, “Bichunmoo” cuida mucho la labor de fotografía, e intenta ofrecer bonitas postales en muchas de sus escenas. Arriesgada labor que podría terminar en una estética cutre de todo a cien, pero resuelta en este caso con acierto.

Sin embargo lo que menos gustará a muchos está en su argumento. Se trata ésta de una historia con personajes movidos por grandes pasiones. Hay amor, celos, traiciones, venganza...es que hay de todo en esta tragedia en la que todos se acuchillan entre sí, y todo lo que hay está escrito en mayúscula. Se tocan resortes emocionales muy poderosos, y estoy convencido de que a la mayoría nos gusta que nos cuenten historias como éstas. Sin embargo, una minoría que parece que tiene adoquines por entrañas, lapida sin clemencia productos así. Y si no se meten con la trilogía de Star Wars es porque tienen miedo, que lo sé yo. Cobardicas, que son unos cobardicas.

Está claro que la historia no es verista. ¿Y qué? Es que no le hace falta. Parece mentira que haya que explicar a veces que es una película. O qué es una película, ya puestos. Mucho he leído yo sobre la indestructibilidad del protagonista. Es cierto que si a uno lo asaetean, lo acuchillan, lo tiran por un barranco, lo envenenan y le escupen en la cara, pues lo lógico es que se muera. Pero una cosa es la lógica del mundo real, y otra la lógica interna de la película. Y aquí cada elemento cumple con su función de manera precisa, como a mí me gusta, y cada cosa tiene su razón. Huelga decir que la película tiene que rendir cuentas a su lógica interna antes que a nada, y es esa la razón por la cual a Indiana Jones jamás se podría morir atropellado por el enorme pedrusco. Son cositas obvias que, lamentablemente, parecen no entender quienes salen del cine quejándose de que la última de James Bond es una fantasmada.

En fin, que tenemos una historia muy bonita y emocionante siempre que uno esté dispuesto a dejarse llevar por ella.

Recomendada para quienes quieran ver una tragedia de las de toda la vida envuelta en exótico formato.

Puntuacion