Ficha

País

USA

Año

2003

Título original

Pirates of the Caribbean: The curse of the Black Pearl

Duración

143min

Dirección

Gore Verbinksi

Guión

Tedd Ellioty, Terry Rossio

Reparto

Johny Depp, Orlando Bloom, Geoffrey Rush, Keira Knightley

Enlaces

Aquí mismo

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra
Autor: sensillo
Fecha: 2003-08-20.
Póster Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra

Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra

Digerido por sensillo

Seguro que no soy el único a quien la etiqueta “cine familiar” dispara en mi organismo una serie de hormonas de alarma que hacen que me acerque a estas películas con más pavor que al dentista. Si además viene patrocinada por la Disney, pues tanto peor. Y no es que la Disney no haya producido excelentes películas, pero cuando se lo propone es capaz de realizar productos verdaderamente nocivos. Afortunadamente, mis reservas a la película fueron infundadas. “Piratas del Caribe” es muy entretenida, que no es poco.

Se nota que se han gastado mucho dinero en ella, pero no obstante no parecen querer alardear de ese desembolso cada cinco minutos, lo cual es un detalle que agradecemos sobre todo quienes somos pobres como yo. Puede parecer una tontería, pero uno ya se cansa de que en muchas superproducciones se exhiba impúdicamente el despilfarro absurdo como reclamo publicitario. Lo normal empezaba a ser que incorporaran con calzador inútiles y aburridas escenas de virguerías hechas por ordenador. Luego encima te cuentan en los “cómo se hizo...” que le pagaron a los informáticos como si de futbolistas se tratase, y se quedan tan contentos. Una vergüenza, en fin, existiendo menesterosos críticos de cine aficionados. Piratas del Caribe opta por unos efectos especiales eficaces, que cumplen su función al servicio del argumento, pero que no pretenden desviar la atención de la línea argumental con artificios vacuos.

La acción transcurre en un indeterminado lugar de un mar Caribe que poco tiene que ver con el Caribe del siglo XVII. Es el Caribe de las películas de piratas, donde la violencia, que está a la orden del día, no tiene nada de brutal , el saqueo de bienes ajenos con intimidación no es algo reprobable, la mugre es tan falsa que es capaz de superar el método Milton y hacer piruetas es más fácil que caminar, a menos que pertenezcas a las fuerzas de la ley y el orden. No encontraremos en el guión hechos históricos postizos que evidencien que los guionistas se han esforzado en una erudita labor de documentación visionando “Érase una vez el hombre”... ni falta que hace. Ante nosotros tenemos piratas buenos, piratas malos, un tesoro y una doncella que rescatar. Más de dos horas de aventuras servidas con un sentido del ritmo muy logrado en casi todo su metraje.

Y si hay que poner referentes, yo señalo “The secret of Monkey Island”, para que se vea que soy más friki que nadie.
Faltaría más.

Puntuacion