Ficha

País

USA

Año

2003

Título original

Lara Croft Tomb Raider: The craddle of life

Duración

117min

Dirección

Jan de Bont

Guión

Dean Georgaris

Reparto

Angelina Jolie, Gerard Butler, Ciarán Hinds

Enlaces

Aquí mismo

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Tomb Raider 2: La Cuna de la Vida
Autor: bronte
Fecha: 2003-09-12.
Póster Tomb Raider 2: La Cuna de la Vida

Tomb Raider 2: La Cuna de la Vida

Digerido por bronte

Esta película es como el paraíso para mí. Una protagonista inteligente, dinámica, valiente y atractiva; un coprotagonista más macizo que un yunque y chinos, cientos de chinos por todos los sitios que no me gustan a mi poco, con sus cabelleras negras, recias y lacias... Lo reconozco, reconozco que he ido a verla totalmente obligada, echando venablos por la boca, maldiciendo a mi acompañante; vamos, es que yo no he visto ni la primera. Sin embargo, me he llevado la sorpresa del siglo. Quiero decir, creí que iba a ser lo peor, y fijate por donde, la película tiene un pase.

Tanto pase tiene, que está en la línea de las mejores películas de aventuras de la historia. Tiene de todo. Tiene protagonista arqueóloga y experta en todo tipo de luchas (además inglesa y noble, como tiene que ser, con ayudante pequeñito, y mayordomo-entrenador, como mandan los cánones), tiene mitología, tiene bosque encantado, tiene localizaciones exóticas, viajes alrededor del planeta, tiene malo con carisma que quiere dominar el mundo, y por tener, hasta tiene renuncia por parte de chica de la pelí, lo que hace de esta película un filme bastante aceptable en su conjunto.
Tiene una imagen cuidadísima. Panorámicas espectaculares de Hong-Kong, Shang-hai, África...

Angelina Jolie con la piel ultramatizada por infografía, cosa que se agradece. No porque la chica lo necesite, sino por ese acabado general que recuerda tanto al video-juego tomando todo lo bueno de este, y obviando todo lo malo. Por ejemplo, las escenas de acción, dosificadas y pertinentes. Nada de explosiones sin doquier sin que se sepa a que vienen. Los efectos especiales, muy escasos, pero muy cuando tienen que estar ahí, de una gran factura. Casi toda la gracia de la película reside en la imaginación que sus creadores han puesto para que las imágenes sean más que espectaculares, originales. Valga como ejemplo, el momento final de la película, cuando por fin llegan a la cuna de la vida. Norrington habría puesto cien mil explosiones, ochocientos mil destellos y un enano mongol tocando un gong insistentemente. Jan de Bont, lo soluciona con un detalle simple, pero original, que sin hacer que la escena adquiera ninguna espectacularidad pirotécnica, le da esa gracia que sólo tienen las cosas con "don".


Una palmadita en el hombro para el guionista también, (siendo esta su primera película), que ha sabido dotar de mesura y ritmo a un guión de aventuras en la mejor tradición. Palmadita por esto, más que por los diálogos en sí, que en general son bastante funcionales. Antes de acabar esta crítica, una medalla para mí: Cuando vi a Gerard Butler en Drácula 2000, dije mientras apuraba mi cigarro en boquilla: "Este chico será una estrella", por supuesto, ante las carcajadas de todos los sesudos pseudocinéfilos que siempre me rodean. Cuando le volví a ver en el "El reino del fuego", dije: "Este chico ya está en camino", con las consiguientes risotadas de turno. Ahora ya lo puedo decir tranquilamente. Butler está a dos telediarios de ser la nueva estrella de moda en Hollywood. Algún listillo dirá que no tiene mérito decir esto ahora, a toro pasado. Pero no me importa, ya tendré más ocasiones para demostrarlo. Así que moraleja: cuando yo le eche el ojo a un actor, todos a comprar sus acciones... Puntuacion