Ficha

País

Hong Kong

Año

2002

Título original

Naked Weapon

Duración

90min

Dirección

Sui-Tung Ching

Guión

Jing Wong

Reparto

Maggie Q, Anya, Daniel Wu, Almen Wong Pui-Ha

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Naked Weapon
Autor: malabesta
Fecha: 13/09/2003.
Póster Naked Weapon

Naked Weapon

Digerido por malabesta

Uno, a poca cultura que tenga, o sea, si ha visto “La mandrágora” un par de veces sin tener pesadillas, se da cuenta de que a veces, las obras de arte requieren lo que se llama “esfuerzo sensible”. Esto, puesto en castellano de a pie viene a significar que cuando te pones delante de un cuadro de Picasso tienes que quedarte mirando hasta que lo entiendas (que yo supongo que será así como los del ojo mágico) o te salgan ampollas en las córneas. Para el Ulises, el esfuerzo es no cagarte en los antepasados de James Joyce y usar el libro para abrir cocos. Para una película como Ciudadano Kane consistiría en no dormirte dos veces.

Pues Naked Weapon es una de estas excelsas obras. Requiere una negación absoluta del yo al más puro estilo taoísta. Tienes que convencerte de que no estás viendo una película buena. De que el guión no es importante. De que los fallos de continuidad no molestan. Que los actores actúen y se sepan sus líneas no es necesario. Si eres capaz de esto, o eres un friki de los buenos, ésta es tu película.

Un clásico. La historia es de las que marcan época. Una mujer que secuestra a niñas que destacan en diversos deportes (y es que la tía tiene un ojo que ni el Xavier Cugat, que luego están todas más buenas que el pan. Sólo les falta tocar la trompeta), se las lleva a una isla tropical y las convierte en despiadadas máquinas de matar. Allí aprenden a usar sus cuerpos como armas mortales, estrategia de combate y acecho, maquillaje y pasarela, electrónica de combate, cata de vinos y un largo y variopinto etcétera. El gran final es un Royal Rumble del que sólo saldrá una: La super-asesina, que se hará rica trabajando para la secuestradora.

Pero resulta que un poli jovenzuelo e increíblemente mucho más guapo que sus demás compañeros, descubre el cotarro, y ayuda a la madre de la super-asesina a reencontrarse con su hija secuestrada. Lo raro es que, en uno de esos momentos inolvidables de la historia del cine, el poli se encuentra a la asesina en España, más concretamente en la parte de atrás de un camión de Frigo. Sí, sí, el de los helados.

A partir de aquí la historia se hace un poco difusa, y tras mucho patadeo y un par de intentos de asesinato, aparece un yakuza que se carga a la jefa de la asesina y le tiende una trampa a esta, que deviene en el inevitable y final cuerpo a cuerpo entre el bueno (la buena) y el malo. En este caso, el combate no es una vuelta de tuerca más. Son como media docena; comparados con este, los de Neo tienen la elegancia yrapidez de las luchadas del Pollito de la Frontera. Hay que verlo. Sirva de ejemplo el momento más delirante, en el que la asesina se para a la pata coja encima de la cabeza del malo y se queda allí unos segundos, no se sabe muy bien si concentrando su chi para un último ataque o buscando las llaves del Ford Fiesta.

Pues eso, que si se ve con el mood adecuado, es todo un clásico. Además, es de Honk-Kong, con lo cual las chicas son muy monas y los tios tienen poco pelo. Pardiez, que guapa es Maggie Q. Puntuacion