Ficha

País

USA

Año

2002

Título original

Phone Booth

Duración

81min

Dirección

Joel Schumacher

Guión

Larry Cohen

Reparto

Colin Farrell, Forest Whitaker, Kiefer Sutherland, Katie Holmes, Radha Mitchell

Enlaces

Aquí mismo

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Última llamada
Autor: bronte
Fecha: 2003-09-15.
Póster Última llamada

Última llamada

Digerido por bronte

Como tarde o temprano se acaba notando, es mejor aclararlo en primera instancia y no dar lugar a malentendidos. Sí, me encanta Colin Farrell. Me encanta su carita de pijito ejerciendo de duro. Me encanta su manera de caminar balanceando los hombros. Me encanta su mirada a medio camino entre niñito que aún tiene que comer mucha sopa para ser un hombre, y ese brillo que se le adivina de que puede ser realmente malo. Ahora crucificadme todos aquellos que creéis que tiene cara de filete. A mí me da igual, y del barco de Chanquete no me moverán.

¿Dónde estábamos? ¡Ah! ¡Sí! La película... Habrá quedado más o menos claro también que el cine de entretenimiento no me disgusta en absoluto. Es más, creo que "el entretenimiento" es el más noble de los objetivos que se puede llegar a marcar un artista. Nunca dejará ser de fascinante para mí, el talento que tienen algunas personas de construir historias de la nada, de ordenar precisamente las partes de ese todo para que aquel que lo está viendo se olvide de si mismo y entre de pleno en la fábula, y si es para disfrutar, mejor que mejor. Por eso, no me queda más remedio que recomendar encarecidamente el visionado de "La última llamada". ¿Dice algo la película? Pues no. Es más, diré que está impregnada de cierto humanismo cristiano, tan denostado en este tiempo, porque ya se sabe, el relativismo del siglo XX mezclado con las filosofías orientales, ha introducido la idea de que nada es bueno ni malo, y aún más, que no hay que ser ni bueno ni malo, que sólo hay que ser.

Habría que plantearse las ventajas e inconvenientes de esta filosofía de vida. Desde luego, "La última llamada" sostiene que mejor tener un código ético, dirigido hacia el bien y respetarlo. Cada uno que saque sus propias conclusiones sobre ese "semimensaje" del filme, (que muchos relacionan con la supuesta ola de neoconservadurismo norteamericano), que yo no estoy aquí para eso. Yo estoy aquí para decir... Joel (Schumacher, se entiende; somos amiguetes), te has lucido. Ningún santón cinematográfico alabará tus películas de tiros, porque ni hablas de la revolución, ni muestras la belleza de un plano de tres minutos de un tío impertérrito, mientras se le ven todos y cada uno de los puntos negros de la nariz, pero... ¡qué pulso!. Que gran director hay que ser para mantener la tensión en una película de escasa hora y media que no cambia de localización prácticamente. Toda la peliculita ese hombretón metido en una cabina de teléfonos, en un casi completo monólogo. ¿Cómo lo consigue? Con planos desde todas las ubicaciones posibles; con cámaras al hombro, tan frecuentemente molestas para mí, y sin embargo aquí, utilizadas magistralmente; con particiones de pantalla, recurso incomodísimo, artificial y pretencioso en la casi completa mayoría de las ocasiones, y que en "La última llamada", da una visión electríficante y escalofriante de una situación límite. ¡Qué gran guión! Larry Cohen no es un guionista que tenga grandes películas en su haber, no obstante en esta ocasión, ha mostrado tener un don, un conocimiento preciso de como funciona un guión cual si fuera el mecanismo de un reloj suizo.

Los actores... Colin, Colin... Que gran futuro tienes por delante si nada se tuerce. Eres más que un buen actor. Eres una estrella. No es de extrañar esa subida como la espuma en el ranking hollywoodiense. Tienes lo que tienen que tener la estrellas y que el resto de los mortales no lucimos. Forest Whitaker, muy bien, como siempre...

No quiero desvelar más. Hay que ir a verla. Ha arrasado en las taquillas de todo el mundo. Por algo será. No recomendada para estudiosos del libro rojo de Mao en versión de encuadernación de lujo. Puntuacion