Ficha

País

USA

Año

2002

Título original

Signs

Duración

108min

Dirección

M. Night Shyamalan

Guión

M. Night Shyamalan

Reparto

Mel Gibson, Joaquin Phoenix, Rory Culkin, Abigail Breslin

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Señales
Autor: malabesta
Fecha: 17/09/2003.
Póster Señales

Señales

Digerido por malabesta

Casi todo el mundo que ha visto "Señales" ha hecho antes lo propio con las otras dos películas de Shyamalan, así que cuando entra al cine, al video-club, al paritorio o a donde sea, ya sabe que aquello termina con una gran sorpresa final, copa y puro. Pero tranquilos, que no pienso soltar la sorpresa alegremente aquí, para que la puedan leer los niños. Es que no hay sorpresa.

Así se explica que la mayoría del vulgo haya puesto esta película a caer de un burro. Eso y que Shyamalan comete el mayor de los pecados (y no es parecerse a Apu). El tio entretiene a la gente. Y ya se sabe, no eres un artista de verdad aclamado por la crítica hasta que una de dos, o la gente sale echando pestes de tus películas tras haber visto en una hora y media el proceso de descomposición de un hígado encebollado, que representa la corrupción y maldad que los USA arrojan sobre nosotros, o bien te meas en tus pantalones y mueres ahogado en tu propio vómito. O en el de otro.

Por lo que a falta de hígados y aguas menores, a Señales le quedan pocas virtudes. Cabe destacar quizá lo bien hilada que está la historia, que acaba encajando al final de la película perfectamente, y es que no hay un sólo plano gratuito (a excepción de los anuncios de Movierecord), y todo lo que aparece en pantalla será reutilizado tarde o temprano. También cabe destacar cómo aprovecha los anticlímax de las escenas tensas para algún que otro chiste que, en la taberna con los amigos no tendrían mucha gracia, pero bien colocados pues hacen reir.

Pero la que yo creo que es la mayor virtud del director es, tanto en esta como en otras, la capacidad de hacer que cualquier mastuerzo luzca como un actor. Porque Mel Gibson, el pobre, nunca ha sido muy buen actor. Y sin embargo aquí no desentona demasiado. A este paso, la siguiente película la protagonizara un oso con un acordeón.

Bueno, en resumen, que está muy bien. Mucho más ligera que sus otras dos películas, y por Dios, es uno de los pocos directores a los que uno va a ver (porque se le ve) con ganas de entrar al cine, sin miedo a perder la vida y la cordura. Así que no vamos a hablar mal de él. Puntuacion