Ficha

País

USA

Año

1981

Título original

The evil dead

Duración

85min

Dirección

Sam Raimi

Guión

Sam Raimi

Reparto

Bruce Campbell, Ellen Sandweiss, Hal Delrich, Betsy Baker, Theresa Tilly

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Posesión infernal
Autor: sensillo
Fecha: 25/09/2003.
Póster Posesión infernal

Posesión infernal

Digerido por sensillo

Rectificar es de sabios. Esta película es lo que podríamos llamar un “premake”, y es que tiene dos secuelas que, en realidad, no resultan ser tales secuelas aunque lo parezcan. No nos dejemos engañar: “Posesión Infernal 2” no es una segunda parte, sino que es en realidad la primera parte. “El ejército de las tinieblas” no es, contra lo que pueda parecer, la tercera parte, sino la segunda. Y la película que estoy tratando no es en realidad primera parte de nada, puesto que se ve ninguneada en la trilogía que, en verdad, no es trilogía ni es nada. Un poco raro esto que digo, ¿no?. Pues mucho más extraña es la película.

No busquemos las rarezas en el argumento. Un grupo de jóvenes se disponen a pasar un fin de semana en una cabaña aislada en el bosque, pero una presencia maligna los va asesinando uno a uno, poseyendo sus cuerpos y transformándolos en graciosos zombies. Lo hemos visto millones de veces y, no nos engañemos, lo volveremos a ver otro millón más. La historia se desarrolla a trompicones, el guión muestra un total desprecio por el término sutileza, los personajes no tienen profundidad...a todo esto se encuentra uno acostumbrado en este tipo de películas. ¿Qué tiene, pues, de diferente esta película con respecto a tantas otras?

Hay algo muy difícil de explicar en la atmósfera creada en “Posesión infernal” que produce la sensación de estar viendo una película de otra dimensión, con una lógica muy distinta a la de nuestro universo. Lo normal ante una película mal hecha, y ésta lo es, es que se logre la necesaria complicidad con el espectador y éste no se crea la película y por lo tanto no se implique en ella y le genere indiferencia. En este caso, sin embargo, se va más allá. El caos que empapa toda la historia es tal, que en lugar de causar indiferencia, aturde el entendimiento. Es una experiencia inefable, yo me encontraba viendo la película mientras me preguntaba: “¿Pero qué demonios es esto que estoy viendo?”

Hay una secuencia que creo que ilustra esto último mejor que ninguna otra. Uno de los chicos forcejea con un zombie que, si no recuerdo mal, blande un lapicero. De fondo, como si la cosa no fuera con él, se ve a otro de los protagonistas sentado en un sillón observando impertérrito la escena. Es alucinante, créanme.

Dejando aparte estas sensaciones casi psicodélicas, la película no ofrece mucho más que pasar algo así como hora y media de tedio. Es un trabajo de aprendizaje, una de las primeras películas de Sam Raimi en la que sin embargo, ya se advierten algunos de sus tics personales. Pretende meter miedo y dista mucho de conseguirlo. Sin embargo, la película deja entrever que tiene un potencial cómico que es la base de sus dos posteriores secuelas. De hecho, como ya apuntaba, Posesión infernal 2 es, antes que una secuela, un remake de esta película pero hecho bajo el prisma de un humor un tanto zafio tal vez, pero que nos obsequia unas cuantas escenas francamente hilarantes.

En fin, un film bastante aburrido, sólo recomendado para los muchos fans de “Posesión infernal 2” y “El ejército de las tinieblas” que sientan la suficiente curiosidad por los orígenes de la trilogía como para tragarse este rollete que no aporta nada a la misma.

Puntuacion