Ficha

País

USA, UK, Irlanda

Año

2003

Título original

Veronica Guerin

Duración

109min

Dirección

Joel Schumacher

Guión

Carol Doyle, Mary Agnes Donoghue

Reparto

Cate Blanchett, Gerard McSorley, Ciarán Hinds, Don Wicherley

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Verónica Guerin
Autor: malabesta
Fecha: 28/09/2003.
Póster Verónica Guerin

Verónica Guerin

Digerido por malabesta

Es parte ya de nuestro acervo el hecho de que en cuanto aparece por pantalla la temida sentencia "basado en un hecho real" a uno le entre una congoja y empiece a buscar como un poseido el mando de la televisión. Pues así es como empieza esta película.

Pasado el susto inicial, uno se va tranquilizando al ver que la protagonista no toma barbitúricos mientras su marido le pega y su hijo se acuesta con su mejor amiga, que además es acosada por el jefe de ambas, que tiene problemas con inmigración y un hijo al que no conoce y pronto aparecerá en su vida. Muy por el contrario, la película cuenta la historia de la lucha de una periodista contra el hampa dublinense de la droga, pero sin caer demasiado en las típicas imágenes de niños robando a sus abuelas cojas para pagarse la dosis, sólo lo necesario para dejar claras las motivaciones de la protagonista. Así que lo que queda es lo que ahora llaman un biopic de Veronica Guerin, que por lo visto es una heroína de la lucha contra la heroína en Irlanda, pero cuya historia parece que no ha trascendido aquí, o por lo menos no a mi salón.

En general, la película es lo que se podría decir correcta. Todos los actores están en sus papeles, sin ninguna actuación magistral pero también sin ningún Gary Oldman. El guión tambien cumple, aunque no deja de parecer una versión descafeinada de una película de las que se podrían llamar "de guerrilla". El ambiente lo pone todo. Irlanda, drogas, una mujer periodista perseguida por los capos... Algo así en manos de Ken Loach u otro director al uso, nos hubiese regalado una hora y media de propaganda antirégimen. Por suerte o por desgracia, el dúo Bruckheimer-Schumacher pasa la historia por un tamiz comercial y se queda en algo, la verdad, bastante más agradable y menos aburrido. A mí, personalmente, los personajillos del supuesto cine social (vease Mi nombre es Joe o Bailando en la Oscuridad) me recuerdan demasiado a las películas basadas en verdad de la buena que nos regala Antena 3.

Lo que sí plantea dudas es qué demonios pinta Collin Farrell en todo esto. Porque aparece unos 30 segundos, en una escena totalmente intrascendente y hablando nada más y nada menos que sobre Cantoná. No lo entiendo. No sé si es que con lo del montaje se perdió el resto de sus apariciones, o es que estaba en un descanso de Daredevil y se aburria, o perdió una apuesta... no lo sé. El caso es que podría haberse quedado en casa, jugando a la brisca.

Es, en fin, un dramilla soportable. Puntuacion