Ficha

País

USA

Año

2003

Título original

Bad boys 2

Duración

147min

Dirección

Michael Bay

Guión

Ron Shelton, Jerry Stahl

Reparto

Will Smith, Martin Lawrence, Jordi Mollá, Joe Pantoliano

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Dos policias rebeldes 2
Autor: malabesta
Fecha: 04/10/2003.
Póster Dos policias rebeldes 2

Dos policias rebeldes 2

Digerido por malabesta

La película no engaña a nadie. Cualquiera que haya visto el trailer y un número suficientemente grande de horas de tele o cine, sabe que es lo que va a ver, la típica "buddy movie". Es decir, un par de polis que son compañeros, se meten en muchos líos, ante las continuas broncas de su capitán que sabe lo buenos que son, pero el alcalde, el comisario o cualquier otro representante de la burocracia le obliga a enfrentarse a ellos cada vez que organizan una orgía de plomo, sangre, sudor y coches, al más puro estilo Shakespeare. Bueno, salvo por lo del plomo y los coches. Y por todo lo demás.

Básicamente en esas líneas queda resumida de manera bastante fiel el argumento principal de la película. Queda tal vez por esbozar a qué se enfrentan los aguerridos policías. En este caso, el malo es Jordi Mollá, que hace de traficante de éxtasis, cubano y castrista. No sé como sería su interpretación en el original, pero el doblaje castellano debe estar hecho por el enemigo o por el propio Jordi, porque sólo así se puede explicar el despropósito. Que en una película de policías los malos hablen entre sí y con el resto de la población usando acentos a cada cual más estúpido que el anterior es casi lo normal. Pero lo que pasa con el doblaje de la banda de cubanos que dirige Mollá (que en la peli, virgencita virgencita, se llama Johny Tapia, que parece un agente de la T.I.A.) es de juzgado de guardia. Todos parecen doblados por el muñegote de Fidel Castro en las Noticias del Guiñol. Salvando esto, el hombre está bastante digno. Desde mi punto de vista, convierte al traficante en un histrión bastante gracioso, que de otra manera, y gracias al insípido guión, hubiese tenido la misma vida que las pinturas rupestres del Achelense.

Del lado de los buenos tenemos a Martin Lawrence, que es como Eddie Murphy sin gracia (sí, es posible) y bajito, y a Will Smith haciendo de Will Smith. También aparece por ahí Joe Pantoliano, en una interpretación tan lograda y extensa que hace saber al espectador que está vivo. A ratos. Y bueno, poco más se puede decir de la película sin entrar en detalles del guión, que hace bastantes aguas, sobre todo si no se ha visto la primera (por lo menos en esa explican de dónde saca Will Smith su galería de coches gama alta).

Quizá mencionar que merced a los tiroteos y abundantes persecuciones, esta película es de esas con extenso making of; mucha ametralladora, cristales rotos, "bullet time" (el must de las películas post-matrix) y sobre todo, muchas, muchas explosiones. Incluso en sitios tan raros como chabolas. En esta película hasta los explosivos explotan.

Otra cosa que llama la atención es la explicitud de sus heridas de bala, que sin llegar a ser Stalingrado, son bastante impactantes. Eso (y unos kilos de silicona a la vista) explica que sea para mayores de 18. Claro que eso parece no importarle mucho a la gente, porque en la sesión a la que tuve la suerte de ir, de 500 butacas unas 400 estaban ocupadas por menores de 15 años. Supongo que uno podría exigirle a los del cine un poco más de control, pero lo grave de todo esto es que había un montón de chavales, y otro de niños, acompañados por sus padres.

A mí no es que me importe que cuando sean mayores se conviertan en unos psicópatas, o unos comunistas masones, ni quiero pasar por ultraconservador, pero leches, luego uno se tiene que tragar a todas horas el rollo de que son las películas americanas, o los dibujos japoneses, o los juegos de rol, o los videojuegos, los que convierten a nuestra sociedad en un atajo de zombies drogadictos, los que provocan violencia, y que los que los hacen se comen a los niños con una pizca de sal. Quizás alguien debería explicarles a todos esos padres de dedo acusador rápido y nervioso que lo de "+18" no significa que es mas divertida si se ve en grupos grandes.

En fin, recomendada para menores que buscan coartada psicológica tras el asesinato de sus padres.

Puntuacion