Ficha

País

USA, Francia

Año

2001

Título original

Human Nature

Duración

96min

Dirección

Michael Gondry

Guión

Charlie Kaufman

Reparto

Patricia Arquette, Rhys Ifans, Tim Robbins, Hilary Duff

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Human Nature
Autor: bronte
Fecha: 08/10/2003.
Póster Human Nature

Human Nature

Digerido por bronte

No puede ser. Por mucho que uno se empeñe, después de escribir una obra maestra como "Adaptation" también conocida como "El ladrón de orquídeas", pues por mucho que uno se esfuerce hay bastantes posibilidades de no llegar del todo. Este es el caso de "Human nature", película llena de buenas intenciones que sin embargo, se queda en agua de borrajas, o casi.

El espectador ingenuo creerá "Human nature" es otro cántico retro tipo boina-campo-buenos/metro-ciudad-malos. Sin embargo nada más lejos de la realidad. Lo bueno que tiene Kaufam, guionista original donde los haya, es que se ríe de todo, y a todo le da cien mil vueltas. La "Human nature" a la que se refiere el título no tiene nada que ver con el buen salvaje, ni con el rollo de la naturaleza bondadosa del hombre, corrompida por la civilización, por otro lado tema muy manoseado por los cineastas plastas. La naturaleza humana es más bien ese no estar bien nunca donde estamos y anhelar siempre aquello que no poseemos. El personaje de Rhys Ifans, mientras vive en el bosque, no es un humano, por eso es feliz. Es cuando uno empieza a cargarse de humanidad, cuando alcanza la "human nature", cuando empiezan realmente los problemas...

Por eso el personaje de Patricia Arquette no logra aceptarse a sí misma, por eso el personaje de Tim Robbins es un reprimido que no sabe lo que quiere, por eso Puff, el buen salvaje, acabará dandonos una sorpresa... y es que ser humano, con todo, no es tan malo...

Los actores están bien, pero ninguno de ellos pasará a la historia por esta interpretación. Por una parte, por la flojedad de la construcción de la historia, y por otra, por la pérdida de pulso de Gondry, que acostumbrado a los videoclips, se ve que un largometraje ha resultado para él demasiado largo... No obstante, con diez o doce películas más que haga, seguramente le cogera el tranquillo.


La película hace gala de un farsesco pero incisivo sentido del humor, que sin embargo no logra alcanzar el estado de gracia en ninguna de sus secuencias. Aunque haya momentos, sobre todo gracias a la capacidad expresiva de Rhys Ifans, de verdadera hilaridad. En general toda la película tiene un aire bastante setentero, sobre todo las escenas del laboratorio, que casi parecen sacadas de "La fuga de Logan". Y en las secuencias del campo se alternan decorados y escenario natural, para reforzar el mito de la naturaleza como paraíso perdido. Mito del que el propio Kaufman se carcajea a más no poder, como podrán comprobar los espectadores más desconfíados.

Y es que en realidad, esta película se ríe, o reflexiona amargamente, sobre todo. Sobre el amor, sobre las relaciones entre las personas, sobre lo real y lo aparente, sobre lo superficial y lo profundo, sobre la educación, sobre la ciencia, sobre las normas sociales, sobre los que se oponen a las normas sociales... Muy estilo Kaufman, vaya, siempre jugando con la dualidad. Para este guionista todo es siempre dos, y a veces no se sabe dónde está cada uno. Altamente recomendada para nudistas fanáticos de la moda. Puntuacion