Ficha

País

España, UK, Italia, Portugal, Cuba, Francia

Año

2003

Título original

The Galíndez file

Duración

113min

Dirección

Gerardo Herrero

Guión

Ángeles González Sinde, Luis Marías

Reparto

Saffron Burrows, Harvey Keitel, Eduard Fernández, Guillermo Toledo

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de El misterio Galíndez
Autor: malabesta
Fecha: 22/10/2003.
Póster El misterio Galíndez

El misterio Galíndez

Digerido por malabesta

Ante todo, en esta crítica se habla extensa e intensamente de la historia de la película, por lo que tal vez pueda meter algún que otro escafurcio que chafe las sorpresas, si es que hay alguna, que ofrece. Así que sigue leyendo bajo tu propia responsabilidad.

La película cuenta la investigación de una doctoranda americana, Saffron Burrows, sobre la vida y asesinato de Jesús de Galíndez, miembro del PNV exiliado en USA tras el alzamiento nacional, posteriormente secuestrado por los hombres del dictador de Santo Domingo, Trujillo. Dicha investigación intenta ser acallada por Harvey Keitel, el agente de la CIA de turno.

Si digo que el guión nace de un libro de Vázquez Montalbán, y de la posible solución que éste le da a la desaparición de Galíndez en los 50, uno ya se puede imaginar la increiblemente original tesis que sostiene. Por supuesto, los culpables de todo son los americanos, que parece que a través de la CIA han controlado la política internacional americana desde los tiempos de Quetzalcoatl. No sólo eso, sino que además intentan silenciar por todos los medios a la doctoranda, además de traicionar a Galíndez, pues parece ser que era confidente del FBI, y siempre confió que los americanos lo iban a salvar.

Supongo que el libro era muy gordo y sesudo, por lo que la peli es bastante confusa, y hay todo un desfile de personajes que aparecen y desaparecen sin aportar mucho a la trama. Está Willy Toledo, que aunque se empeñe en llamarse Guillermo, todos sabemos quien es. Le toca hacer de novio español de Saffron Burrows; también se asoma su director de tesis, con el que ha mantenido algún tipo de relación con roce. Se menciona a un ex-novio, desaparecido por obra y gracia del régimen chileno. También está un confidente de la CIA cubano y sexagenario, que para variar, no se acuesta con ella.Un ex-diplomático franquista. Algún que otro exiliado más. Más agentes de la CIA. Militantes del PNV. Árboles. Políticos, ex-políticos y anti-políticos dominicanos. Matones, aviadores, abogados, tramoyistas, liadores de puros y en la pista central el oso malabarista. Todos estos son presentados, ocupan su tiempo de metraje y luego, sin más, desaparecen. Todos menos el oso. Demasiado traquetreo para una película que se supone thriller.

Lo mismo pasa con la intención de la película. Uno no sabe si se reivindica la dudosa figura de Galíndez que, muy majo él, intenta pactar con los USA la liberación del País Vasco del yugo franquista, al resto de España que se las den con honda. No sabe si se intentan pitorrear de él, porque de todos los personajes es el único que en todo momento no sabe lo que pasa; además, tras conocer que lo van a matar porque en uno de sus libros se airean los trapos sucios de la familia Trujillo (hoy en día lo hubiesen llevado a Salsa Rosa), no se le ocurre mejor cosa que autoproclamarse heroe libertador de Euskadi. Tampoco parece el n-ésimo ataque contra USA, porque al fin y al cabo los malos son los dominicanos...

Claro que a todo esto el elenco actoral no ayuda demasiado. Saffron, decidida investigadora, se pasa la película de mueca en mueca, que parece que lo que investiga es a qué huele lo que no huele. Willy Toledo pues para los cinco minutos que sale no lo hace mal. Harvey Keitel sigue siendo un Reservoir Dog, mal que le pese. Y Eduard Fernández, que hace de Galíndez, bien podría haber hecho de Galindo y hubiese colado lo mismo.

En fin, resumiendo, recomendada para amantes de la teoría de la conspiración, y para todos aquellos becarios que se quejan del MEC. En USA, cuando te quitan la beca, te la quitan de verdad. Puntuacion