Ficha

País

USA

Año

2003

Título original

Intolerable cruelty

Duración

100min

Dirección

Joel & Ethan Coen

Guión

Joel & Ethan Coen

Reparto

George Clooney, Catherine Zeta-Jones, Geoffrey Rush, Cedric the Entertainer, Edward Herrmann, Paul Adelstein

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Crueldad intolerable
Autor: bronte
Fecha: 24/10/2003.
Póster Crueldad intolerable

Crueldad intolerable

Digerido por bronte

Parece que todas las películas de un director tienen que ser buenas porque sí, y todas las películas de otro director tienen que ser malas porque sí. Pues bien, "Crueldad intolerable" es de los Coen, sí, pero es una película discretita. Así de duro. Ahora bien "discretita", teniendo en cuenta como anda la cartelera últimamente quiere decir "vayan a verla, pasarán un buen rato. Es entretenida y pueda que se rían una o dos veces", pero no esperen más. Podrán leer sesudas críticas diciendo que es una "screwball" de primera, pero eso será porque tienen amistad con la productora. Aquí, que somos independientes, aclaramos que esperábamos más de este par de cineastas.

Desde luego no parece un proyecto en principio de este par de dos hermanos, y consultando el dossier, efectivamente el guión vio la luz antes de que los Coen llegaran a leerlo. No obstante unas hábiles metiditas de mano de los autores de "El gran Lebowsky" en el texto, y de pronto la historia adquiere los tintes de humor negro y surrealidad que caracterizan a estos artistas. Pero nada de desmelenarse... toques, toques... pero para nada el humor singular y arrollador que han lucido en otras películas. Desde luego su intervención vale para que este guión de alta comedia sobre los divorcios en Los Angeles tenga su especial sello y no parezca uno más del montón. Pero eso no convierte a esta película en una obra de arte.

La convierte en una comedia ácida en la que los abogados quedan fatal, las caza-fortunas quedan fatal, los maridos quedan fatal... y en la que finalmente, como no podía ser menos triunfa el amor. He oído por ahí que la química entre George Clooney y Catherine Zeta-Jones es impresionante ¿sí? Bueno, si lo dicen por ahí... Yo diría más bien que la Zeta se come la pantalla allí donde aparece, y que Clooney le sigue más o menos, aunque apuntándose a la moda del manoteo que parece que arrasa en Hollywood... Mueve tanto las manos que es imposible que se le pose una mosca. Eso sin contar su afición a construir los personajes apoyándose en un tic compulsivo. Si en “O Brother”, era el pelo, aquí la cosa va con la limpieza bucal.

Para completar el plantel, tenemos a dos, nada menos que a dos alivios cómicos que funcionan pésimamente, y apunto con el dedo acusador para que nadie se despiste. Paul Adelstein en el papel de ayudante de abogado, y un tal Cedric the Entertainer como detective, al parecer cómico de profesión, seguramente muy exitoso en su homeland, pero cuya gracia brilla por su ausencia, al menos en esta película. Un gran reparto de secundarios entre los que se cuentan Geoffrey Rush, Billy Bob Thornton y Edward Herrmann, lujo, perros de lanas, vinos franceses del 54, y en general todo lo que hace falta para hablar de los divorcios cuando mucho dinero se mueve de por medio.

La historia cuenta con varios giros argumentales inteligentes y con diálogos algunos de ellos brillantes, sin que, sin embargo, eso haga que la película alcance el Nirvana en ningún momento y desde luego, apoyaremos firmemente a todos aquellos que se nieguen a aceptar cualquier tipo de comparación con "La Costilla de Adán". Recomendada para los arribistas que abundan en los programas del corazón, para que aprendan lo que es tener clase, y para mayoristas de palillos mondadientes.

Puntuacion