Ficha

País

USA

Año

1979

Título original

Alien

Duración

117min

Dirección

Ridley Scott

Guión

Dan O'Bannon

Reparto

Sigourney Weaver, Tom Skerritt, Veronica Cartwright, Harry Dean Stanton, John Hurt, Ian Holm

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Alien
Autor: sensillo
Fecha: 26/10/2003.
Póster Alien

Alien

Digerido por sensillo

Innecesaria reedición que se agradece, no obstante, porque nos brinda la posibilidad de volver a ver esta estupenda película en la gran pantalla. Eso sí, da un poco de vergüenza el tener que fingir que hemos picado con el asunto ese del nuevo montaje, cuando lo que queremos es disfrutar una vez más de la vieja película, pero a lo grande. ¿Qué necesidad había de herir los sentimientos del responsable del antiguo montaje del montador? ¿Es que no tenía una madre que estará sufriendo ante el desprecio que hacen del trabajo de su hijo?

Una vez visto el nuevo montaje, la respuesta es que esa puñalada envenenada al orgullo y pundonor del antiguo montador estaba injustificada. No hay más que algún pequeño tijeretazo por allí y alguna breve secuencia nueva por allá. Secuencias, que por cierto, ni siquiera son del todo inéditas, pues ya estaban incluidas como extras en alguna edición de DVD. Pequeños detalles que no alteran en ningún momento el sentido de la película ni aportan en esencia nada nuevo. De hecho, se trata de algo parecido al pasatiempo de los periódicos de encontrar los nueve errores.

“Alien” ha envejecido con mucha dignidad. Ridley Scott nos regaló dos buenas películas como ésta o “Blade Runner” para terminar haciendo tostones sin ningún interés como “La teniente O´Neil” o “Black Hawk derribado”. Después de ser testigos de su viaje desde el buen cine al ladrillo albañil con filigranas, es curioso volver a recordar el punto de partida. Y se queda uno casi sorprendido de percibir la mano de Ridley Scott en todas esas películas, incluida la tan galardonada “Gladiador”, a pesar de tener un guión de una simpleza infantil. Sin embargo, en todas ellas, tanto en las buenas como en las malas, se nota un cuidadoso esmero en el aspecto visual que siempre es de agradecer. Hay quien sostiene la ridícula teoría de que una presentación muy vistosa va a desviar la atención sobre la historia, y deja la cámara en manos de su cuñado, quien lo graba todo desde la ventana del piso de enfrente. Eso es tan absurdo como afirmar que los manjares más ricos deben ser servidos en puré. Atenta contra el buen gusto negar que el cine no deba entrar por los ojos.

El espectáculo visual que ofrece “Alien” es fascinante. Un gran acierto descargar la responsabilidad de los diseños de los decorados y la criatura a H.R.Giger, capaz de imaginar por nosotros las pesadillas provocadas por la ingesta de setas alucinógenas, transgénicas y caducadas, sin perjuicio para nuestra salud. Sin embargo, la película no se acaba con este impresionante envoltorio. Descansa sobre los pilares de un guión hábil, con un sentido del ritmo que va más allá de descargar con periodicidad golpes de efecto. Sólo después de haberla visto unas cuantas veces pierde su poder desasosegante, a menos que seas un androide asesino de las hordas del Ejército de Genghis Khan Reconstituído®, en cuyo caso deja de impresionar un poquito antes.

Es una claustrofóbica historia muy directa. Tiene algún que otro susto fácil, pero en ningún caso estúpido, aunque en cualquier caso, no juega con eso. Lo que hay en todo momento es suspense provocado por el terror hacia lo desconocido, encarnado en un bicho que, muy sabiamente, no empieza a ser algo tangible y concreto hasta el último tramo de la película. En un segundo plano, tenemos que los protagonistas están inmersos en una atmósfera deshumanizada, viéndose reducidos a mercancía prescindible y sacrificable, dirigidos por el ordenador que controla la nave. Un tema como muy kafkiano, mantenido discretamente subordinado a la trama principal sin caer en pedantes divagaciones.

Por otra parte, los personajes son rápidamente perfilados con pocas y precisas pinceladas, sin necesidad de recurrir a estúpidas caricaturas.

En definitiva, una película que busca entretener tomándoselo en serio.

Recomendada para quienes quieran pasar un buen rato pasando un mal rato. Puntuacion