Ficha

País

USA, UK, Japón

Año

2000

Título original

Brother

Duración

114min

Dirección

Takeshi Kitano

Guión

Takeshi Kitano

Reparto

Takeshi Kitano, Omar Epps, Kuroudo Maki, Ryo Ishibashi, Tatyana Ali

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Brother
Autor: sensillo
Fecha: 28/10/2003.
Póster Brother

Brother

Digerido por sensillo

“Brother” es una película que apenas cuenta nada, pero que además da la sensación de que eso no le importa. En otras películas que no tienen nada que ofrecer se palpa la desesperación por rellenar metraje de la manera que sea: largos planos de bucólicos paisajes con música orquestal de fondo, pausado retrato de los ojos del protagonista, pensativo, o de su sobaco si se trata de cine experimental...

No es el caso que nos ocupa. Kitano ofrece de manera brutalmente explícita un montón de violentas escenas, pero sin embargo lo que más llama la atención son las ausencias, las escenas que no pone. Y es que se nota una gran desidia a la hora de contar la historia, como si no le aburriera contar lo que está pasando y tuviera prisa por mostrar otro dedo amputado u otra sesión de prácticas de tiro contra un objetivo vivo.

A grandes rasgos, un yakuza japonés huye a Los Angeles y se encuentra con su hermano. Allí comienzan desde cero con sus mafiosos negocios, llegan a lo más alto y luego caen. Hay pocas cosas más. Unas las tiene que medio intuir el espectador, pero la mayoría te las muestra deprisa, casi con fastidio, y si no lo coges a la primera te aguantas, ¡haber estado más atento! Es igual, no tienen la menor importancia.

Lo importante en la película parece ser la recreación en la violencia. Las escenas más duras las construye el espectador en su mente despacio antes de que ocurran. Te muestran lo que le va a pasar a alguien, generalmente cirugía recreativa o algo igualmente desagradable, pero a la culminación del acto se llega con estudiada parsimonia. Quienes han visto la escena de la tortura del chivato en “Reservoir Dogs” entenderán a qué me refiero, y quienes disfruten con este tipo de sádico divertimento encontrarán estos momentos como lo más destacable del film.

En general, parece hacerse un épico homenaje a la testosterona en su vertiente más desagradable. El protagonista es muy macho, y parece haber salido del mismo molde con el que en su momento dieron forma a Charles Bronson. Sus compañeros aprenden de él y se abren paso hasta la cumbre a base de huevos, única y exclusivamente, hasta que topan con los italianos, que no se sabe si los tienen más grandes, más peludos, o simplemente tienen más metralletas. No deja de ser significativo que sólo haya un personaje femenino en toda la película y en un papel muy secundario.

No es una película de acción de torsos desnudos. La violencia es más real y más fea. Es un conjunto de instantáneas desagradables del mundo de los bajos fondos al que se le echa en falta su integración en una historia más conexa.

Recomendada para aquellos a quienes cuando les señalas la luna, sólo ven el dedo.

Puntuacion