Ficha

País

USA

Año

2003

Título original

Legally Blonde 2: Red, White & Blonde

Duración

95min

Dirección

Charles Herman-Wurmfeld

Guión

Kate Kondell

Reparto

Reese Witherspoon, Sally Field, Luke Wilson, Jennifer Coolidge

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Una rubia muy legal 2
Autor: bronte
Fecha: 02/11/2003.
Póster Una rubia muy legal 2

Una rubia muy legal 2

Digerido por bronte

Para empezar, esta película está catalogada como comedia. Es más que evidente que corresponde al género de la ciencia-ficción y tengo pruebas. A saber: un mundo regido por mujeres en el que una ley a favor de los animales triunfa por encima de los intereses económicos. Esto sí que es increíble, y no el hecho de que una cabeza hueca como Elle Woods pueda llegar al Capitolio. De hecho, la posibilidad de que un/a cabeza hueca pueda llegar a regir los destinos de un país no es nada sorprendente, como bien se puede apreciar echando cada mañana una ojeada al periódico.

Hay otro detalle por el que "Una rubia muy legal 2" tampoco debería ser considerada una comedia, y ese pequeño detalle es que no hace ni pizca de gracia. A simple vista puede parecer algo sin importancia, pero créanme que la tiene. A partir de ahí y por rellenar espacio, podríamos comentar que la película no es tan inocente como en una primera impresión puede parecer. Y es que esta llena de alusiones más que incorrectas políticamente hablando. La referencia a la marcha del millón de hombres, el otro orgullo gay, o la boina rosa de Reese Whiterspoon con estrella roja incluida a la manera del Che, harán revolverse en la tumba a más de uno. Y es que esto es lo único salvable en esta película. Su particular irreverencia con tópicos sagrados, con los que pocos se atreven aún a meterse.

En general todo el filme esta dominado por el despropósito, pero de manera comedida, quedándose en el "ni fu ni fa". Eso sí, la imagen nos guste o no, cada día más japonesizada. Cada día más colorines, más estridencias visuales. Y esto es imparable. En películas de este estilo, con mínimo interés por atender al reflejo exacto de la realidad se puede apreciar mejor que en ninguna otra.

La actriz principal, pues hace lo que puede. Personalmente a mí no me parece que tenga ni un mínimo de gracia. Pero supongo que en algunas culturas resultará tronchante. Menos mal que por ahí está Sally Field aportando temple y tablas, o más bien tablitas, porque para lo que sale... Las subtramas las de toda la vida: grupo de estirados descubre la felicidad y la propia conciencia gracias a la aportación de una pija vacía cual globo de helio con gran corazón. Yo no tengo nada en contra de "boutades" de este tipo, pero al menos me gustaría que me hicieran pasar un buen rato de verdad.

Recomendada para coleccionistas de la Barbie fiscal y para "fanes" de las fresas con nata.

Puntuacion