Ficha

País

USA, UK

Año

2001

Título original

The safety of objects

Duración

121min

Dirección

Rose Troche

Guión

Rose Troche

Reparto

Glenn Close, Dermot Mulroney, Jessica Campbell, Patricia Clarkson, Joshua Jackson

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de La seguridad de los objetos
Autor: bronte
Fecha: 10/11/2003.
Póster La seguridad de los objetos

La seguridad de los objetos

Digerido por bronte

"La seguridad de los objetos" es una sensible película sobre la opresiva sociedad americana, en la que una serie de personajes de manera coral, se debaten entre el dolor y la desgracia, buscando una felicidad que en su faceta más profunda les es negada. Hasta aquí la versión oficial. La realidad es que "La seguridad de los objetos" es una película aburrida, que ya hemos visto numerosas veces y que por no ser, ni siquiera es pretenciosa, algo que se le supone a este corte de filme.

Rose Troche, responsable de la dirección de aquella cosa titulada "Go fish", nos obsequia ahora con la adaptación de una serie de relatos cortos de de A.M. Homes, conocida, entre otras cosas, por su afición a escribir sobre pederastia, rasgo que no se oculta en la película. La autora quiere ser polémica, y me pregunto yo, que mérito tiene provocar polémica con temas polémicos... lo realmente valioso es ser capaz de provocar polémica con temas nada polémicos. Es muy fácil provocar el revuelo social cuando escribes sobre un hombre que viola y mata a una niña de doce años. La provocación por la provocación. Vaciedad. La caída del imperio marrano. Pero en fin... la película ni eso consigue.

De todos los relatos sale una película tipo "Short Cuts", lo que los entendidos llaman "reparto coral", o sea, una fórmula más que vista y gastada. Y más que peligrosa si no se utiliza con mano férrea para contar cosas realmente interesantes. En general, los personajes de "La seguridad de los objetos" son todos anormales. Anormales o enfermos mentales. Las situaciones son en gran medida totalmente inverosímiles, como la trama de Patricia Clarkson, que es delirante. Una mujer, cuya hija desaparece y que ante tal suceso, se limita a dejar mensajes amenazadores en el contestador de su ex-marido. La película va de realista, supuestamente, pero ni resulta real, ni a nadie le interesa lo que les pase a estos personajes, ni nadie empatiza con ellos, porque están demasiado encerrados en sí mismos y preocupados por resultar creíbles y conmovedores.

En general, es una de esas películas que parecen concebidas para que los actores se luzcan, sin más proyección interior en el mensaje. Todos lloran, todos tienen largos primeros planos con el gesto enfurruñado, todos hacen cosas surrealistas, así como si se les fuera la cabeza, como si perdieran el control de sus vidas... de manera muy profunda, claro está. Y el resultado es que no se salva ni el apuntador. Lo cual no es óbice para que habitualmente este tipo de películas sean recibidas con parabienes y guirnaldas, cuando cualquier película de Douglas Sirk dice mucho más sobre la amargura y lo jorobada que puede ser a veces la vida sin tanta intelectualidad y tanto plano estático. Claro que aquí los planos estáticos también se entremezclan con montajes muy rápidos, alternando tramas. Y como todo, todo, se supone que es muy moderno en este filme, la historia está contada fragmentadamente en flash-backs. No iban a ser ellos menos.

Vaya, un cúmulo de tópicos supuestamente incisivos y actuales que harán las delicias de los incondicionales de las películas pedantemente vacías. Recomendada para pederastas en el cursillo de iniciación. Puntuacion