Ficha

País

Francia, UK

Año

2003

Título original

The swimming pool

Duración

103min

Dirección

François Ozon

Guión

François Ozon, Emmanuèle Bernheim

Reparto

Charlotte Rampling, Ludivine Sagnier, Charles Dance, Marc Fayolle

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de La piscina
Autor: bronte
Fecha: 15/11/2003.
Póster La piscina

La piscina

Digerido por bronte

Y sí. También vemos cine francés. Todo por la página. En esta ocasión la afortunada ha sido "La piscina", de François Ozon, un director que promete. Pero que nadie se engañe. No es una película americana. Es una película francesa. Si buscamos esta entrada en el Diccionario de Cine El Empecinado dice así: "Cine muy lento, bastante aburrido, mortecinamente iluminado, en el que los actores rehúsan hablar, prefiriendo los cineastas galos como medio de expresión los primerísimos planos de tres minutos repletos de rostros absolutamente inexpresivos, en el que de manera sutil pero contundente se revelan los misterios más profundos de la existencia, con el nada disimulado prurito de estar creando una autentica obra maestra irrepetible en cada ocasión". La piscina cumple casi todos los requisitos. Pero siempre hay un pero.

Efectivamente "La piscina" es de una lentitud pasmosa. La primera hora es de tal minuciosidad que da tiempo a leer la lista de ingredientes del yogurt que Charlotte Rampling compra en el supermercado. Vemos cada habitación de la casa, las cenefas de las paredes, los desconchados de un zócalo próximo a la despensa, las arrugas de la sábana, en definitiva, como diría el otro, se puede ver la hierba crecer. A partir de la primera hora pasa algo concreto, una acción ¡sí!, y entonces el espectador ingenuo se frota ávidamente las manos pensando que la película va a empezar. Pero es una filfa. No vuelve a pasar nada más. Y el final es confuso, oscuro, nebuloso... pero supongo que revela los misterios más profundos de la existencia. Eso dicen.

Eso es la parte mala, pero también tiene una buena. La primera hora es lentísima y no pasa nada, pero como diría el sector pedante: "despliega una serie de sutiles emociones humanas". Y no es mentira del todo. La pregunta es: ¿merece la pena?¿No se puede hacer de otra manera?¿No se puede hablar de lo mismo, pero sin resultar tan tedioso? Supongo que aquí se ha aplicado la máxima de que "el medio es el mensaje", y para mostrar la vida tranquila y minuciosa de esta escritora de novelas policíacas, se ha apostado por un ritmo minucioso y lento. Pero sigo sin ver por qué eso es una buena opción.

¿Que de qué habla? En fin... sin desvelar mucho, el filme se basa en la relación entre dos mujeres, una cincuentona y una adolescente. Una escritora británica en la casa francesa de su editor, y la hija de éste, ambas de vacaciones como compañeras forzosas. Se agradece que no se plantee la cosa como estúpida envidia de una hacia la lozanía de la otra, sino más bien como la observación minuciosa que un entomólogo hace de una hermosa mariposa. Y tan hermosa, porque Ludivine Sagnier hace un trabajo espléndido, sin miedo a gesticular. Charlotte Rampling sin embargo, permanece en su línea de hieratismo, aunque en este caso tampoco molesta.

Mucho se ha hablado de los rasgos hitchcockianos de la película. A mí me parece que ya son ganas. Pongamos que el ambiente de suspense que rodea cierta parte del metraje puede causar que alguien haga este tipo de juicio. Pero si algo había en las películas de Hitchcock es que aunque la explicación fuese delirante, la explicación se daba. En esta queda todo en el aire, y casi mejor así, porque no se trata para nada de una película policíaca. Si hay que ponerse en plan erudito yo la veo más bien como la hermana pequeñísima de "Muerte en Venecia" (el libro), por lo de que reflexión sobre la creación artística y las emociones como material creativo pueda tener. Pero en comparación, una reflexión pálida e insignificante, con más ganas de epatar que otra cosa. Y también por el tema de la reflexión sobre la belleza y la juventud como motor vital, aunque algunos se empeñen en ver en el personaje de Ludivine una nueva Lolita, intención erótica creo totalmente contraria al verdadero fondo de la cosa.

En resumen, es la típica película para aquellos que adoren la vida contemplativa y el cine lento con mensaje oculto. Recomendada para Pepitos Piscinas pasados por la Sorbona.

Puntuacion