Ficha

País

España

Año

2003

Título original

Lo mejor que le puede pasar a un cruasán

Duración

113min

Dirección

Paco Mir

Guión

Paco Mir

Reparto

Pablo Carbonell, José Coronado, Nathalie Seseña

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Lo mejor que le puede pasar a un cruasán
Autor: malabesta
Fecha: 23/11/2003.
Póster Lo mejor que le puede pasar a un cruasán

Lo mejor que le puede pasar a un cruasán

Digerido por malabesta

"Lo mejor que le puede pasar a un cruasán" es una película española. Esto así dicho puede sonar un poco mal, pero si se va a verla hay que ir sobre aviso. Luego no extrañe que pase lo que pase. Sobre todo cuando comiencen las oleadas de chistes verdes baratos, referencias continuas al escote de la gente y una sesión de desnudos innecesarios... la verdad es que solo falta una alemana rubia vestida de enfermera.

Básicamente, despelotes a parte, es la historia de un "bohemio" (o sea, alguien que no se ducha con demasiada frecuencia), porrero y barbudo, que se ve obligado a tirar de sus escasas habilidades detectivescas para intentar encontrar algo que se ha perdido. Sé que los más avispados pensarán que es una alfombra, pero no. Esta vez es un hermano. Es posible que la historia quiza suene un "poco" conocida, pero en este caso el protagonista es Pablo Carbonell que, con todo el respeto que le tengo, luce bastante peor que Jeff Bridges. De hecho probablemente luzca peor que los recortes de las uñas de Jeff Bridges. Cosa que no necesariamente es mala, no porque Jeff tenga unas maravillosas uñas, sino porque en el mundo no todos vamos a ser guapos. El problema es que las dotes interpretativas de Carbonell se basan únicamente en su carácter digamos, díscolo y peculiar, y en hablar como si le estuviese enseñando a sacar raíces cuadradas a un niño no muy listo. De todas maneras, y teniendo en cuenta el calado del personaje, probablemente la elección del actor has sido bastante apropiada. Lo mismo se puede decir de los demás actores, que básicamente no hacen nada que no hayamos visto antes.

Jose Coronado haciendo de jefe estricto de un gabinete de algo que parecen arquitectos, o constructores. Nathalie Seseña haciendo de tonta "pechugona" (disculpas por lo de pechugona, pero es que es lo que uno saca de la película), pues tampoco es que sorprenda. Tampoco falta la escena referencial de turno. Si los americanos se dedican a copiar las escenas de maletero de Tarantino, aquí parece que lo referencial son las "pajillas" de Torrente. Larga vida.

A la vista de todo esto, parece que la película es lo que podríamos llamar "renovadora por la base" del cine español. Es decir, que intentan hacer películas como los yankis pero con más tías en pelotas y más tacos. Cosa que a mí me parece muy bien (lo de hacer películas como los yankis) que a ver si de una puñetera vez dejan de lloriquear por las subvenciones y nos las dejan a nosotros, que pasamos más hambre. El problema es que aún no les sale demasiado bien. Claro que tampoco pretenden engañar a nadie, intentándonos hacer creer que la esencia del arte y la metafísica es ver a Victoria Abril meando.

Resumiendo, una película entretenida, en su mayor parte, que ya casi más que políticamente incorrecta es apológica de ciertos comportamientos, principalmente el consumo masivo de drogas y alcohol, pero que en definitiva, no mata.

Recomendada para fans de Carbonell (entre los que me incluyo), gente que añore el destape y fans míos en general. Puntuacion