Ficha

País

USA

Año

2003

Título original

The badge

Duración

103min

Dirección

Robby Henson

Guión

Robby Henson

Reparto

Billy Bob Thorton, Patricia Arquette, William Devane, Sela Ward

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Al caer la noche
Autor: bronte
Fecha: 30/11/2003.
Póster Al caer la noche

Al caer la noche

Digerido por bronte

La vi ayer, y sin embargo la recuerdo ya como en una nebulosa. Debe de ser un mecanismo de defensa de mi organismo. Esta película me recuerda a algo así como un globo de helio que un niño lleva con orgullo pero con desidia por la calle mayor de su pueblo. El niño empieza a hurgarse compulsivamente la nariz, el globo se le va de las manos y en su huida hacia el no se sabe donde, va chocando con todos los garitos del barrio chino de la aldea. Sé que es una metáfora rebuscada, y sobre todo demasiado artística para lo que esta película se lo merece. Pero es que en DigeridoPor.com somos así.

Me concentro intentando analizar aspectos del filme, pero algo en mi cuerpo me dice que no lo haga. Que no hace falta revivir los malos momentos. Que con una vez basta. La película va algo así como del asesinato de un transexual. Y pasa en un pueblo de Louisiana, sí. Estas dos premisas ya dan para adivinar que es un "drama rural" sobre el conservadurismo de los Estados del Sur de USA. Pero luego hay por allí un padre loco, y un juez omnipresente que aparece por todos los sitios, y un gobernador con la típica cara de gobernador prevaricador sureño. Y luego la acción se traspasa a Nueva Orleans, que parece la meca mundial de los transexuales, y el director ni corto ni perezoso aprovecha para deleitarnos con las locazas vestidas de drag queen que tanto furor causan, y que parece ser absolutamente todas tiene tan buen corazón. Y no lo digo por esta película. Lo digo por todas. Es un cliché más, pero moderno. Las drag queens tienen todas un corazón de oro... Pues el público reclama ya una killer drag queen. Mucho más interesante y rompedor.

Y entonces, al parecer todo es una trama política de los políticos sureños, que son todos más malos que pegarle a un padre con un calcetín sudado. Pero luego no, luego la película da otro giro argumental, y recuperan al personaje del tonto del pueblo, que ya nadie se acordaba de él, ni pintaba nada en la película. Y a todo esto, resulta que también hay por ahí un hermano homosexual rechazado, y una madre asesinada, y un hombre al que no le han regalado unos zapatos. Y los religiosos también son malísimos. Y los republicanos. Y para que no se diga, la película es de un deslabazamiento exasperante, y tan lenta, que los espectadores tienen que empujar la acción para que siga avanzando, que acabe pronto y poder marcharse.

Y para que la cosa esté completa, nos recrean con unos bonitos minutos de striptease de garito cutre, que no hay película cochambrosa que se precie que no rellene metraje con una tía haciendo contorsionismo en una barra de metal, y aprovechan también para sacar la problemática del voto negro, y el trauma del divorcio, y el tabaquismo en los adolescentes. Y aunque el filme empieza con una manufactura bastante relajada y clásica, a mitad de rollo el director se da cuenta de que eso no lo salva ni McGiver haciendo una bomba con el palo de una escoba, y entonces empieza a meter colores y a jugar con la imagen, y a ralentizarla, y se la pasa entre las piernas y la lanza al aire, y la hace dar vueltas encima de un palo largo y fino, y luego la convierte en una paloma que sale volando horrorizada. Ah, y también se ve un pato.

Recomendada en fin para seres despreciables, que se merecen lo peor.

Puntuacion