Ficha

País

USA, Nueva Zelanda

Año

2001

Título original

The Lord of the Rings: The fellowship of the Ring

Duración

178min

Dirección

Peter Jackson

Guión

Peter Jackson, Frances Walsh

Reparto

Ian McKellen, Viggo Mortensen, John Rhys-Davies, Christopher Lee, Orlando Bloom, Sean Astin, Elijah Wood

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de El Señor de los Anillos: La comunidad del Anillo
Autor: malabesta
Fecha: 15/12/2003.
Póster El Señor de los Anillos: La comunidad del Anillo

El Señor de los Anillos: La comunidad del Anillo

Digerido por malabesta

"El Señor de los Anillos" (que ESDLA viene de ahí, para los no inicados) es uno de esos libros que alimentan a generaciones y generaciones de herederos (o compradores) del autor, que ya sea por los derechos sobre la misma obra, o bien por los manuscritos que, cual Cid escribiente, el autor, J. R. R. Tolkien en este caso, sigue produciendo tras haber muerto. Supongo que cuando uno es escritor, tiende a rellenar los colchones y los agujeros de la pared de manuscritos inconclusos, porque en cualquier otro caso, tal torrente de publicaciones póstumas sólo podría ser posible gracias a la ouija.

Y si sigue produciendo dinero, es porque hay una legión de fanáticos seguidores, rozando la religión, capaces de comprarse hasta el dedo incorrupto de San Tolkien para poder satisfacer sus ansias mitómanas. Supongo que esto fué lo que animo a los insignes productores a embarcarse en la empresa, pues no hay nada tan rentable como oleadas de freaks cegados por el frenesí. Habría que saber que fué lo que motivó a Peter Jackson a encargarse de la dirección de la criatura. Será porque es un auténtico fan (si han visto una foto suya, sabrán que tiene todas las papeletas para ser un fan prototipo) o bien que el puenting ya no le produce subidón de adrenalina, pero al dirigir "El Señor de los Anillos" uno se pasea por el filo de la navaja, descalzo y sin pantalones.

En lugar de las miles de voces levantándose airadas en contra de lo que es una adaptación (es decir, que Peter Jackson cuenta lo que le da la gana del libro), y quejándose de que Trancos en el libro calza un cuarenta y cuatro largo, y en la película no llega a un cuarenta y dos, el resultado es mucho más que notable. La mayoía se calló. En lugar de una transposición a la pantalla del libro tal cual, que para qué negarlo, es un poco aburrido, Jackson (pues el guión también es en parte suyo) ha sabido recortar con habilidad los momentos en los que el libro se estanca, reduciéndolos al mínimo (y en general a escenas de gente abalanzándose sobre el anillo con cara de Gremlin malo) y dando paso a lo que Tolkien se ahorra, es decir, emocionantes persecuciones, espectaculares batallas y en general todas esas cosas que nos alegran la vida a los que crecimos de la mano de Indiana Jones y Luke Skywalker.

Por supuesto, si esto ha sido posible (que los fans ultraortodoxos no le hayan puesto una fatua), ha sido en parte también por la picardía de Jackson, que ha sabido introducir suficientes detalles fieles al libro y a los dibujos de Angus McBride para acallar al vulgo de los fans. Por supuesto, siempre hay gente que se queja, pero demonios, es una adaptación; el que quiera algo más fiel que lo ruede en su casa con el Cinexin®, que seguro que Lars Von Trier se lo apadrina, siempre y cuando no aparezcan orcos, esté rodada en tiempo presente, Gandalf sea un telepredicador venido a menos y las peleas sean con rodillos de cocina.

Otra de las grandes virtudes de "La compañía del Anillo" es, sin duda, el cásting de actores. Destacan muy por encima de los demás Ian McKellen, que supongo que gracias a sus años de teatro tiene más expresividad y sentimiento en un homóplato que todo el resto del reparto. Esto no significa que sean malos, todo lo contrario. Están todos muy ajustados a su papel, salvo quizá Orlando Bloom, que se limita a poner su cara bonita y a John Rhys-Davies, que caracterizado de enano uno apenas sabe si tiene los ojos abiertos. Aparte hay que darle de comer a Elijah Wood, que desde luego no parece de este planeta; no podría haber mejor hobbit, salvo quizá Torrebruno.

Por eso, está película está recomendada para niños, grandes y medianos, fans de Tolkien, fans de casi cualquier otra cosa, y todos aquellos que vayan a ver "El retorno del Rey" el día del estreno.

Aquí las críticas de "Las dos torres" y "El retorno del rey"

Puntuacion