Ficha

País

USA

Año

2002

Título original

Impostor

Duración

102min

Dirección

Gary Fleder

Guión

Caroline Case, Ehren Kruger, David Twohy

Reparto

Gary Sinise, Madeleine Stowe, Vincent D'Onofrio, Tony Shalhoub

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Infiltrado
Autor: bronte
Fecha: 10/01/2004.
Póster Infiltrado

Infiltrado

Digerido por bronte

Es "Infiltrado" una película que ni fu ni fa. Ni chicha ni limoná. Es probable que si Philip K. Dick levantara la cabeza, empezara a girarla cual niña del exorcista ante la decepción. Si bien se pueden atisbar ciertos rasgos del autor en el guión de "Infiltrado", está claro que la historia ha sufrido un lavado de cara radical que le ha desposeído de cualquier interés para el buen aficionado a la ciencia ficción.

Puede que los problemas de producción que esta película sufrió hicieran que Scott Rosenberg, autor de guiones tan brillantes como "Beautiful girls" o "Alta fidelidad", (visto que a lo mejor no cobraba la extra de navidad), se lavara las manos y dejara que su portero se encargarse del screenplay. Pero lo cierto es que esta película de principio a fin se resume en una persecución mediocre a través de una ciudad del dos mil y pico, en la que los malvados agentes del gobierno intentan acorralar a un hombre inocente. Y ya. No busquen más, porque no lo hay. Con mucha imaginación se puede atisbar la idea del gobierno totalitario. También se pueden apreciar los conflictos en torno a qué es realmente la esencia humana que ya hemos visto en otros relatos de K. Dick, como "Blade Runner", pero todo esto, insisto, poniendo el espectador mucho de su parte, por lo cual, es casi mejor que se haga la película en casa con los muñecos de trapo.

A los responsables del filme les ha parecido demasiado arriesgado plantear una fabula metafísica futurista y han preferido vestir al coyote y al correcaminos de "Starship troopers" (No es broma. Vestuario de ésta última se utilizó en "Infiltrado"), antes que construir un guión solido que escapara de la simple correría entre los arrabales de la megalópolis. Claro que teniendo en cuenta que el director, Gary Fleder, es también padre de aquel monumento al aburrimiento titulado "Ni una palabra", las piezas acaban encajando. En cuando a los remiendos, la falta de líquido también hizo que se utilizaran descartes de Gattaca, en un lastimoso corta y pega. Con todo, la cosa no coge vuelo en ningún momento y resulta ciertamente aburrida. Los que no desfallezcan por el camino, podrán predecir de pé a pa el final, y aplaudirán con fervor cuando este llegue. Para poder salir del cine, digo.

Lo peor, el tufillo de "temática de asuntos sociales" que desprende el personaje de Mekhi Phifer, que más parece salido de cualquier concejalía cutre del país que de la mente de Philip K. Dick, y sobre todo el tener que aguantar a Vincent D'Onofrio a punto de caerse en cada toma debido a su creciente patizambez. Es una angustia para el espectador bien intencionado que acude a sufrir con los personajes pero no con los actores. En este caso uno está deseando que se mueran todos los primeros, y que los segundos tengan mejor suerte en su próximo proyecto cinematográfico.

Recomendada para gente con buenas tragaderas a los que les dé igual ocho que ochenta. Puntuacion