Ficha

País

USA

Año

2003

Título original

Paycheck

Duración

119min

Dirección

John Woo

Guión

Dean Georgaris

Reparto

Ben Affleck, Aaron Eckhart, Uma Thurman, Paul Giamatti

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Paycheck
Autor: malabesta
Fecha: 23/01/2004.
Póster Paycheck

Paycheck

Digerido por malabesta

Cuenta la leyenda que Quentin Tarantino, que fue quien introdujo a John Woo en Hollywood, estaba enseñándole algunas de sus películas de la época de Honk Kong a uno o más productores. Al terminar dicho pase, uno dijo algo como "parece que puede dirigir películas de acción", a lo que Tarantino contestó "sí, y parece que DaVinci puede pintar paredes". Y desde luego pocos directores hay que echen mano de los tiros con tanta facilidad como Woo (en la calidad y en la cantidad, que los fabricantes de balas pagan una misa por su salud todos los años).

Este es el sino de John Woo. Sus películas han empezado a ser una repetición del mismo guión (dos hombres, opuestos por profesión que al final acaban de dos maneras: reconociendo que se parecen más de lo que quieren y liándose a tiros con otras personas o bien reconociendo que se odian entre sí y liándose a tiros entre ellos, con otras personas muriendo en medio), terminando en una más que eterna sucesión de tiros, piruetas imposibles, tiros, cámara lenta, espejos, tiros, palomas, volteretas, tiros y el malo muerto. Esto era así hasta "Paycheck". Supongo que cuando él acercaba su mano a la máquina de escribir para meter en el guión sus arreglos, alguien le sacudió un mamporro. Porque la película recoge lo mejor de Woo, que es su facilidad para hacer que cientos de personas armadas se disparen entre sí sin aburrir al personal, junto con un guión equilibrado, interesante y en ningún momento saturante.

Así que tenemos la historia de Michael Jennings (Ben Affleck), un hombre que se dedica a la ingeniería inversa, es decir, a reventar los diseños de los demás para vendérselos a la competencia, tras lo cual es borrado de su memoria el lapso de tiempo durante el que realizó el trabajo, con el fin de que no vaya por ahí largando. Un buen día se despierta tras una sesión de borrado para darse cuenta de que durante su último trabajo ha hecho algo por lo que todo el mundo intenta detenerlo, matarlo, o algo peor. La historia sale de la cabeza de Philip K. Dick, escritor que ha dado muchas alegrías a amantes de la ciencia ficción y del cine, con películas como "Blade runner", o "Desafío total", que nacieron de sus historias. Por supuesto, todo esto está regado con los más personales detalles Woo. Veremos palomas, veremos persecuciones en moto, veremos peleas, veremos cámara lenta, veremos mexican stand-off (o sea, dos tíos apuntándose cara a cara, escena marca de la casa). Pero lo veremos de una manera mucho más moderada de lo normal, muy al contrario de los excesos visuales, pirotécnicos y corporales de "Misión imposible: 2".

Supongo que parte de esto será culpa de Ben Affleck, y de su fosilización, que harían que John Woo intentase sacarlo en pantalla lo menos posible. Y es que el único momento en el que mueve los músculos de la cara (sin ser para hablar) es cuando le enchufan una corriente de no se sabe cuántos voltios por el cuerpo. Lo malo no es que tenga la cara tan tiesa que sea imposible que se corte al afeitarse, el problema es que no tiene nada de carisma. Bruce Willis, sin ir más lejos, casi actúa menos, pero tiene presencia. Ben Affleck tiene aspecto de vendedor puerta a puerta que ha hecho los deberes. La réplica se la da Uma Thurman, que desde luego parece que se le ha ido la mano con la plancha del pelo, que se ha maquillado sin espejo y que ha venido corriendo al plató, porque la mujer sale increíblemente desmejorada. Es que mención aparte merecen los encargados de peluquería y maquillaje, que tanto a ella como a Aaron Eckhart (que lleva un peinado que yo no le pondría ni a Tintín) los han castigado cosa fina.

Bueno, slavando a Affleck, el resultado es una película entretenida, emocionante, con un guión que pudo ser más, mucho más de lo que al final ha sido. Recomendada para todos aquellos que se dedican a la ingeniería inversa (Dios los tenga en su gloria), para gente que olvida muchas cosas cuando sale del trabajo y para unos tipos que no me acuerdo.

Puntuacion