Ficha

País

Francia, Suiza, Alemania

Año

2004

Título original

Les choristes

Duración

95min

Dirección

Christophe Barratier

Guión

Christophe Barratier, Philippe Lopes-Curval

Reparto

Gérard Jugnot, François Berléand, Thomas Blumental, Maxence Perrin

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Los chicos del coro
Autor: sensillo
Fecha: 29/01/2004.
Póster Los chicos del coro

Los chicos del coro

Digerido por sensillo

“Los chicos del coro” es una de las apuestas más fuertes del cine europeo para llevarse este año la ansiada estatuilla del tío Oscar, en su división regional. No me atrevería a empañar mi palabra haciendo un pronóstico en ese sentido, porque la Academia es muy caprichosa, pero ésta tiene muchos ingredientes de los que suelen gustar para este premio: sobriedad, cuidada ambientación, una pizca de nostalgia y la ausencia de ninjas del espacio entre otros.

La falta de originalidad, tanto en la historia como en su ejecución, es otro ejemplo más de su intención de pisar sobre terreno firme, lo cual, en ocasiones, incluso se agradece si se encuentra uno fatigado de tanto supuesto virtuosismo. El reto del pedagogo que se enfrenta a unos jóvenes a quienes todos dan por perdidos parece no desgastarse nunca en la pantalla. Al fin y al cabo, el problema de la educación es una cuestión preocupante como pocas, aunque paradójicamente se le preste tan poca atención en los debates de actualidad, y resulta reconfortante ver en el cine como el héroe sale triunfante de una gesta que ni Spiderman ni el Hombre Lobo serían capaces de abordar. Es parecido, aunque de una manera totalmente distinta, al reconfortante mundo de fantasía en el que Harry el Sucio resuelve de manera tan sencilla los problemas de inseguridad ciudadana.

Cuenta la historia de un músico fracasado que acepta el trabajo de vigilante en un internado que hospeda a problemáticos chicos que no quieren en ninguna otra parte. En este caso, la creación de un coro será el elemento que los redime, les da confianza en sí mismos y, sobre todo, los civiliza. Todo ello bajo la mirada de reproche de un rector sin vocación, que le hará la vida difícil al protagonista, pero no mucho. Y es que la historia prácticamente empieza y acaba con estos pretextos, transcurriendo sin demasiados tropiezos. Si bien la superación de tropiezos es lo que hace avanzar una historia dramática, aquí son pasados por alto los pocos que hay, sustituidos por escenas de niños cantando. La película intenta alternar momentos en los que evoca en el espectador cierta tristeza mezclados con alivios cómicos dosificados con bastante precaución y acierto, pero le falta brío y un hilo conductor que aferre y aporte sentido a lo que son escenas dispersas.

Pese al nombre de la película, no se trata de una obra coral, lo cual habrá aliviado bastante la carga del director, que es una profesión que teme por encima de todo el trabajar con niños y animales. El músico es el protagonista absoluto, el director su antagonista, algunos personajes adultos tienen pequeños papeles y los niños del coro no pasan de ser una masa amorfa sobre la que actúa el protagonista. Pocos papeles infantiles tienen verdadera entidad individual, si exceptuamos al niño gamberro de voz prodigiosa y al niño delincuente. Pero incluso éstos tienen una labor de interpretación bastante limitada, y poco más hacen que aparecer por ahí y cantar si así lo requiere la ocasión.

“Los chicos del coro” no le causará ningún disgusto serio a nadie , pero después de los Oscar pasará a ser una de esas tantas películas , premiadas o simplemente candidatas a serlo, que caerán en el olvido tras ese efímero momento de gloria y glamour.

Recomendada a quienes sueñen con algo mejor para la infancia que el Eurojunior.

Puntuacion