Ficha

País

USA

Año

2003

Título original

Radio

Duración

109min

Dirección

Michael Tollin

Guión

Mike Rich

Reparto

Cuba Gooding Jr., Ed Harris, Alfre Woodard, Debra Winger

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Me llaman Radio
Autor: bronte
Fecha: 15/02/2004.
Póster Me llaman Radio

Me llaman Radio

Digerido por bronte

Se puede decir que la premisa fundamental en que está basada la cultura estadounidense es la de la superación personal. Y si la superación personal es visible en algún caso, no hay duda de que éste es el de los enfermos, deficientes mentales, minusválidos psíquicos, físicos y seguidores de telepredicadores. De ahí, que no haya día de acción de gracias sin pavo, ni año cinematográfico sin disminuido de los más diversos tamaños. A partir de ahí, suelen surgir películas bastante parecidas en su estructura, pero a nivel de crítica, la cosa es una lotería. Intepretar a un oligofrénico puede ser motivo de parabienes, o de nominaciones a los razzie, como ha sido el caso. Nunca se sabe.

Y digo esto, porque la nominación a peor actor de Cuba Gooding por "Me llaman Radio", no la veo yo muy justificada y parece más bien que ha dependido de la dirección del viento. Todos conocemos interpretaciones bastante más lamentables de disminuidos, y aquí no ha pasado nada. Cuba resulta creíble, y no hace daño a la vista, así que no veo yo el origen de tanta alharaca. Si a eso añadimos el hecho de que el guión esté construido para ganar arriesgando muy poco, lo cierto es que incluso hay escenas que alcanzan una cierta intensidad emocional. Y esa es quizás una de las tachas que los muy machotes pondrán a la cinta, y es que roza lo melodramático en no pocas ocasiones, de una manera un tanto impúdica.

La trama está construida a manera de cuento. Esto es, un deficiente al que la comunidad rechaza, pero que encontrará su príncipe de brillante armadura en forma de entrenador de fútbol americano, que descuidará a su familia (ese gran clásico americano), para intentar ayudar al chaval. Por supuesto, los poderes fácticos del pueblo, el banquero, el guay del colegio, el consejo escolar, la policía (los que mandan, vaya), se opondrán a la buena acción del buen entrenador, y este tendrá que encararse con los malvados para seguir fiel a su propia convicción sobre lo que debe hacer. En resumen, los buenos están solos y tienen que enfrentarse a los malos, que son muchos, poderosos, y cobardes. No faltará el proceso de aprendizaje de la comunidad, que poco a poco se dará cuenta de que ayudando a Radio (así se llama el muchacho, por su afición a escuchar la misma), se ayudan a sí mismos convirtiéndose en mejores personas.

De agradecer que la cosa no acabe con el chico retrasado siendo contratado por Los Angeles Lakers, y que se mantenga en un cierto grado de decoro y verosimilitud, sin llegar a una gran traca final, a veces tan fastidiosa. Será porque "Me llaman radio" está basada en un hecho real, y tampoco era cuestión de darle al peyote en las últimas páginas del guión. Justamente el hecho de ser una historia verídica, es la mayor baza del filme, pues uno sale de la sala con la sensación de que hay gente buena en el mundo, y de que también cada uno de nosotros podríamos hacer de vez en cuando alguna buena acción.

Aparte de esto, la película cuenta con sólidas interpretaciones (pese al Razzie de Cuba Gooding), y da la posibilidad de ver a Ed Harris más Ed Harris que nunca, y metiéndose las manos en los bolsillos con más intensidad que en cualquier otra de sus películas. También aparece Debra Winger, sobria y fugaz, y con ese tono costumbrista, la película da una imagen un tanto estilizada de la América de clase media con esas interminables reuniones en la Barbería local. Película que ya todos hemos visto, y que todos sabemos como va. Bajo su propia decisión el ir a verla o no.

Recomendada entonces para voluntarios de ONG's, para aquellos que disfruten viendo el deporte por televisión, y para seguidores de Joaquín Luqui. Puntuacion