Ficha

País

Honk Kong

Año

1990

Título original

Die xue jie tou

Duración

136min

Dirección

John Woo

Guión

John Woo

Reparto

Janet Chun, Patrick Leung, John Woo

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Una bala en la cabeza
Autor: sensillo
Fecha: 25/02/2004.
Póster Una bala en la cabeza

Una bala en la cabeza

Digerido por sensillo

Hay una cosa curiosa en el hecho de adquirir cierto prestigio, aunque sea dentro de determinados círculos, y es que a partir de entonces aparecen admiradores de los de toda la vida que hasta el momento permanecían escondidos. Es más, en ocasiones, parecería que incluso lo que había antes eran detractores disfrazados de los que ahora son admiradores. Ya pasó con el spaguetti western, por ejemplo, después del triunfo de la premiadísima “Sin Perdón”. En cualquier caso, aprovecho para dejar constancia de que no me cuento entre los seguidores de John Woo que creen que es el nuevo mesías que cambiará el cine de acción. Ha rodado, eso sí, unas cuantas películas entretenidas entre otras que no lo son tanto, pero no dejará tras de sí un legado perdurable a menos que su obra maestra esté por llegar, cosa que dudo.

“Una bala en la cabeza” se puede decir que es cine de autor, en el sentido de que de John Woo es la producción, la dirección, el guión, tiene un pequeño papel y sospecho que incluso supervisó personalmente el catering, ya puestos. El resultado no es otra cosa que una película de John Woo, lo cual no nos debería pillar por sorpresa. Las películas de John Woo suponen que dos o más personajes, a quienes unen vínculos de honor y también de alguna otra naturaleza, se apuntan repetida, recíproca e incluso en ocasiones reflexivamente con pistolas en la cabeza. Mientras tanto, dos o tres centenares de figurantes entran atropelladamente en escena para morir tiroteados o romperse la crisma contra un objeto contundente y/o cortante. Al final hay un duelo cara a cara que es más que un simple enfrentamiento físico. En eso consiste una película de John Woo y todo esto lo encontramos en “Una bala en la cabeza”.

Los personajes principales vienen todos fuertemente definidos con apenas dos trazos, pero de manera excesivamente reiterativa. Así tenemos, por ejemplo, al avaro convertido en una mezcla de Gollum y Tío Gilito, abrazado con lúbrica pasión a un cofre lleno de oro. Antes de que entre en escena el cofre en cuestión, ese personaje no tiene entidad; a partir de ese momento, es como si le colgasen en el pecho ese adjetivo y todas sus frases contienen la palabra oro, o amenazas a quienes intenten quitárselo. Resulta, en realidad, bastante más convincente como pesado y palizas que como avaro.

Las escenas de acción demuestran más bien la corrección de quien tiene a sus espaldas una fecunda carrera en el género que la genialidad que muchos le atribuyen. Por lo menos, no aburre con un exceso de cámara lenta como en “Blanco Humano”, ni resulta tan aparatoso como en la aburrida secuela de “Misión Imposible”. Las escenas que rellenan lo que no son ni tiroteos ni momentos especialmente dramáticos son tratadas con bastante desprecio, pero en general la película pierde fuelle en pocos momentos. Divertirá a quienes sepan apreciar ese regusto que acompaña siempre al ritmo de producción acelerado del cine de acción de Hong Kong.

Recomendada para quienes trenzan sus barbas en jaulas de juncos a la espera de que llegue, una vez más, Chuck Norris al rescate.

Puntuacion