Ficha

País

USA

Año

2003

Título original

Cheaper by the dozen

Duración

98min

Dirección

Shawn Levy

Guión

Sam Harper, Joel Cohen, Alec Sokolow

Reparto

Steve Martin, Bonnie Hunt, Piper Perabo, Tom Welling, Hilary Duff, Ashton Kuchner

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Doce en casa
Autor: bronte
Fecha: 28/02/2004.
Póster Doce en casa

Doce en casa

Digerido por bronte

Dicen por ahí que hasta un reloj parado da la hora dos veces al día. Quiere esto decir, que no hay película de la que no se pueda aprender absolutamente nada, a no ser que sea española. "Doce en casa" es un buen ejemplo. Habrá quien no vea en ella más que una comedia familiar al uso aburrida y previsible, opinión en la que no coincido, pero aún partiendo de esa base, este filme da para pensar (para los muy pensadores, vaya), en algunas cosillas (que ciertamente, y aunque de pasada, aparecen reflejadas en la historia).

Por ejemplo, cómo está cambiando la sociedad. Hace unos años, tener una familia numerosa era algo bien visto en nuestro mundo. Sin embargo ahora, afrontémoslo, tener muchos hijos otorga un cierto desprestigio social. Ser familia numerosa parece que equivale a ser de baja clase social, y sobre todo cultural. Por otro lado, ser una pareja sin hijos, es como mucho más "cool" y más "progre". Parece que años de machaqueo constante por ciertos sectores ideológicos, repitiendo consignas tan catetas como que "la familia es un invento decadente de la burguesía" y simplezas semejantes, han dado sus frutos contra una institución tan natural como biológica, y desde luego más que necesaria. No piensen que me olvido de lo parco de los sueldos, y de lo pequeño de las casas, pero en este momento, me concentraba más en el tema de la consideración social.

Otro detalle que también me hizo mucha gracia, fue el personaje de Asthon Kutcher, de profesión actor y muy consciente de que lo que le da de comer es su cara, y no su talento interpretativo. Evidencia que tienen muy en cuenta, en un ejercicio de desgarradora honestidad, la mayoría de los actores de USA. De ahí que cuiden con tanto cariño su glamour y su apariencia. Y es que en el cine, nos pongamos como nos pongamos, lo que cuenta en la ingente mayoría de las ocasiones es dar bien delante de la cámara, y no tanto la interpretación. El teatro es otra cosa, pero el cine... Aquí en España es lo mismo, no se vayan a pensar. Pero como aquí nos va bastante lo de la doble moral, pues van todos hechos unos pordioseros para darse el pote de grandes actores comprometidos (cuando ellos y nosotros sabemos que saben que sabemos...) Y no quiero dar nombres, pero ya todos ustedes se pueden imaginar que sería de muchas estrellas patrias de no ser por su cara bonita. El personaje, muy tipo guiño que todos los del mundillo disfrutarán, interpretado por un guaperas (no podía ser de otro modo), Asthon Kutcher ("Recién casados") que salva pero que muy dignamente su personaje.

A partir de ahí, una comedia familiar muy convencional (nos encontraremos con grandes clásicos, como el matón de la escuela y similares... No es que en América nada más pisar un aula te partan la cara, aclaro; es sólo que le da gracia a la representación cinematográfica de un High School. Es como no cerrar el coche con llave), y sin embargo bien hecha y relativamente notable en el planteamiento de la trama y de las escenas. Y digo esto, porque las situaciones dramáticas son originales y están bien rodadas, con gracia y estilo. La sensación de desbarajuste y apremio se transmite durante toda la película sin en que ningún momento llegue a cansar tal barahúnda.

Los niños de mi sesión encantados de la vida, riéndose a mandíbula batiente, y siguiendo la peripecia con mucha atención. Steve Martin muy en su línea, comentario más que suficiente, y Bonnie Hunt, una actriz para mí encantadora y bastante desaprovechada. Felicitar a la directora de casting, por ese excelente trabajo eligiendo a los niños, que resultan todos de maravilla como tribu indomable, y que será posible ver en las tomas falsas en toda su salsa, descubriéndose lo difícil que es trabajar con infantes.

Para que luego no digan que escatimo información, diré que la película trata sobre una pareja que ha tenido 12 hijos, voluntariamente, sin ser coaccionados por ninguna marca de ropa infantil ni por ningún Dios, y que llegado el momento de brillar en su carrera profesional, se tienen que enfrentar a un auténtico caos con 12 niños incontrolables (la difícil conciliación en nuestro sistema social entre la vida personal y la profesional, de la que tanto se habla). Ya puestos, resaltar lo novedoso y esperanzador del mensaje final de la película... No diré mucho, pero ¡ya era hora de que no nos tocara a nosotras siempre renunciar a nuestro trabajo!!!

Lo dicho. Una agradable comedia familiar muy recomendada para las familias, para los familiares y para los familiarizados con estas cosas.

Puntuacion