Ficha

País

USA, Italia

Año

2003

Título original

Under the Tuscan sun

Duración

113min

Dirección

Audrey Wells

Guión

Audrey Wells

Reparto

Diane Lane, Sandra Oh, Lindsay Duncan, Raoul Bova

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Bajo el sol de la Toscana
Autor: bronte
Fecha: 05/03/2004.
Póster Bajo el sol de la Toscana

Bajo el sol de la Toscana

Digerido por bronte

Se lo digo yo. Tanto cubrir festivales cinematográficos de todo pelaje alrededor del mundo, me han hecho descubrir una verdad universal: Italia e il piu bello paese dil mondo. Todo aquel que haya tenido la suerte de pasearse por la tierra de Miguel Ángel disfrutará como nunca con la contemplación de las villas de la Toscana, los caminos de piedra, las costas con sus casitas en las laderas de las montañas... De verdad. En serio se lo digo. No hay un lugar en el mundo como Italia...

Por eso, no se me ocurre mejor escenario para plantear una película como "Bajo el sol de la Toscana", que la Toscana. Supongo que con este filme, pasa como con todos, pero multiplicado por mil. Cuando asistimos al relato de una historia, es mucho más fácil identificarse con las peripecias y el sufrimiento de los protagonistas, si nosotros mismos hemos pasado por las mismas circunstancias. Todo el mundo podrá seguir la estancia de Diane Lane en la bella región italiana, pero todos aquellos que hayan vivido una ruptura sentimental, entenderán más hondamente de lo que se habla en la película.

No obstante, está basado en un libro autobiográfico, así que será más que fácil seguir el recorrido vital de Frances, protagonista de la película. Esta mujer descubre que su marido la engaña; se divorcian; se va de viaje a la Toscana para intentar recuperar su corazón perjudicado, y allí en un arranque de locura transitoria, decide comprar una casa toscana. Evidentemente, los ricos se encontrarán aún mucho más identificados que la clase media con este relato, pero seguimos. Una vez en Italia, Frances intenta recomponer su vida, pero la cosa no es tan fácil.

¿Quién detrás de una ruptura no ha sentido que su vida se ha acabado para siempre? Especialmente bien plasmados están esos momentos de "ilusionamiento" que uno vive cuando intenta encontrar a otro compañero. Esas pequeñas crestas y esos grandes valles por los que uno que pasa cuando intenta recolocar las cosas en su sitio. Pero si algo es estimable en esta película, es esa idea que subyace de que, aunque a veces no encontramos lo que queremos, la belleza y la felicidad sigue estando a nuestro alrededor con muy diferentes formas. En todo caso, la historia es un canto a la esperanza, y a la constatación de que nunca hay que renunciar, porque la ocasión puede estar detrás de cualquier esquina.

Aunque la historia gustará a adultos con más de un capítulo en su vida, la película sin embargo no es una obra maestra. Demasiados altos y bajos, y una alarmante arritmia en la narración, son sus puntos más débiles. Por otro lado, creo que poder decir que el coro de personajes italianos están todos perfectamente perfilados y los actores elegidos para encarnarlos cumplen a la perfección, dando esa sensación de mundo idílico que la película tiene vocación de ofrecer. No puedo decir lo mismo de Sandra Oh, la amiga oriental de Frances, que se hace bastante antipática, y tampoco puedo decir lo mismo de la propia Frances, interpretada por Diane Lane, y que a mi me ha desagradado un tanto en esta película, más que nada porque desentona bastante con el conjunto. Mientras que el resto de los personajes parecen funcionar en una fábula con aroma a mozzarella, ella parece no poder abandonar el registro de elegante comedia americana. Aunque la película sea efectivamente una comedia pero con un decorado de fondo un tanto naïf.

La directora, Audrey Wells, parece una artesana con bastante mano para la cosa está de los sentimientos, y entre sus méritos está, además de ser la guionista de esta película, ser también la guionista de "La verdad sobre perros y gatos" y "George de la jungla" (película que aparece en un televisor de "Bajo el sol de la Toscana" en íntimo guiño de la directora a la guionista, que son la misma persona). Se agradecen el resto de las referencias cinematográficas, explícitas en el personaje de Fellini, casi un carácter más en la película, e implícitas en homenajes visuales como el de la vespa de "Vacaciones en Roma".

Pero ojo... cuando digo "sentimientos", que nadie se me despiste y crea que estamos ante una película muda de plano estático. En "Bajo el sol de la Toscana", pasan muchas cosas... Como en la vida misma. Uno puede pararse después de que le hayan matado (metafóricamente), que es lo que pasa cuando alguien te decepciona. Pero el sol sigue saliendo cada mañana. Y en ningún sitio de manera tan hermosa como en Italia...

Recomendada para Marcello, para Fabio, para Sofia, Gina, Fiorella, Francesco, Giovanni, Angelo, Bianca, Carlo, Chiara, Cesare... y para todos aquellos que alguna vez amaron, porque amar, es algo muy parecido a despertarse bajo el sol de la Toscana.
Puntuacion