Ficha

País

USA

Año

2003

Título original

Big fish

Duración

125min

Dirección

Tim Burton

Guión

John August

Reparto

Ewan McGregor, Albert Finney, Billy Crudup, Jessica Lange, Alison Lohman, Helena Bonham Carter, Steve Buscemi

Enlaces

Aquí mismo

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Big fish
Autor: bronte
Fecha: 2004-03-10.
Póster Big fish

Big fish

Digerido por bronte

Ni los más viejos del lugar recordaban la última vez que yo lloré en el cine. Y no porque tenga el corazón de piedra-pómez, que no es el caso, que lo tengo tan grande que no me caben las tripas. Más bien porque la inmensa mayoría de las películas que se hacen son tan malas, que sólo pueden conmover a alguien con ataque agudo de cólico nefrítico, que esos ya bien conmovidos de casa. El caso es que, cuando me descubrí al final de "Big fish" llorando como una Magdalena, con la rapidez de reflejos que me caracteriza, volví mi faz a derecha e izquierda, y me encontré con todo un patio de butacas lagrimeando... Esto es para que se hagan una idea y eso que yo nunca he podido ser considerada como una super-fan de Burton.

Qué gusto da ir al cine a ver una película como "Big fish". Se podría decir que es una obra de arte total. Llena de metáforas, de significados, de fantasía, de humanidad... Pero sobre todo llena de narración. De hecho la película es en sí misma un gran homenaje a todos aquellos que se dedican a contar historias. Los novelistas, los dramaturgos, los guionistas, los cuenta-cuentos, los quietistas... quita, los quietistas, no. Los quietistas no hacen nada. Porque... ¿Qué es contar una historia? ¿En qué consiste el noble arte de la narración? No se trata de "largar" las cosas tal y como pasaron. Se trata justamente de saber lo que hay que añadir y lo que hay que quitar para que la historia resulta atractiva. No para que resulte vacía o falta de contenido. No para que resulte superflua. Para que resulte atractiva. Para que el espectador, la audiencia entren de lleno en la fábula, para que sufran y disfruten con los personajes, para entiendan plenamente lo que en ella se quiere decir. Arte que desconocen, por cierto, muchos cineastas del llamado cine social, que hacen unos ladrillos, que vaya por Dios...

Porque justamente de eso trata "Big fish". El hecho de adornar una historia, no le resta un ápice de verdad. Muy al contrario, ese adorno la convierte en verdadero arte. Estiliza su forma, su contenido, y nos hace elevarnos como entes sensibles cuando nos enfrentamos a él. También reflexiona "Big fish" sobre la propia esencia de la persona. Un poco al modo Matrix, o mejor dicho al modo barroco. ¿Es la persona aquello que vemos? ¿Es lo que guarda? ¿Define a la manera de ser de una persona justamente la combinación de lo que quiere enseñar y lo que guarda? Lo que está claro, es que la película opta por aceptar al otro tal y como se muestra, descubriendo su interior a través de su parte visible, y no entrando a bocajarro en donde no nos quieren invitar. Todo un canto a la sutilidad.

La película, como toda buena obra de arte que se precie, tiene varios niveles de lectura, y a todo el mundo con una gota de sangre en las venas contentará. Habrá quien quiera quedarse con la meras historietas que cuenta el padre, tan llenas de enseñanzas, de imaginación y colorismo. Quien se quiera adentrar más en la difícil relación paterno-filial de un hijo que cree no conocer a su progenitor, y los más listos de la clase percibirán ese fino análisis sobre la ética y la estética de la narratología. Todo ello dentro de una película compacta, en la que no sobra ni falta nada, y en la que cada secuencia se desarrolla en una perfecta relación de retroalimentación con su precedente y su posterior. Una película en la que encontrarán el amor en muy diversas formas, la esperanza, la amistad, la audacia, el humor, y sin que nadie tenga que quedarse petrificado como para hacer "de que está sintiendo mucho".

Visualmente el filme es una maravilla, lleno de pequeños detalles muy elaborados, con un tratamiento de la imagen idílico. Los personajes y los actores están perfectos. Especialmente Albert Finney, tan "touching" en un carácter prácticamente hierático. A mí me ha encantado, que les voy a decir. Así que se la recomiendo a todos aquellos que saben el arte sirve para hacer que el mundo sea un poco más hermoso y no sólo para recibir premios de los coleguis. Puntuacion