Ficha

País

USA

Año

2003

Título original

28 Days Later...

Duración

90min

Dirección

John Hamburg

Guión

John Hamburg

Reparto

Ben Stiller, Jennifer Aniston, Philip Seymour Hoffman, Bob Dishy, Alec Baldwin

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Y entonces llegó ella
Autor: bronte
Fecha: 13/03/2004.
Póster Y entonces llegó ella

Y entonces llegó ella

Digerido por bronte

Sin rodeos. Si ustedes han visto el trailer de "Y entonces llegó ella", ya saben de qué va la película de pe a pa. Así que poco me voy a desgañitar yo aquí intentando expresar circunflejamente la carga emotivo-sensorial-entrópica del citado filme. Aún diré más. Si han visto el trailer de "Y entonces llegó ella", ya han visto la película. Y mejor harán ahorrando esos seis eurillos, que siempre pueden hacer un apañito en alguna cosa mucho más importante, como por ejemplo en el zurcimiento de calcetines.

¿ Por qué me muestro fría y sin compasión, con el corazón gélido cual tempano criogenizado, con esta película? Pues muy fácil. Porque maldita la gracia que hace. Una llega todo contenta a la sala de proyección dispuesta a reírse a mandibula batiente, y se encuentra con esto. Lo único que se salva es Alec Baldwin, por cierto hecho polvo físicamente, pero tan solvente como actor como siempre, y Philip Seymour Hoffman, pero éste a ratos, que conste. Ni siquiera está bien en todas sus secuencias. Sobre todo gracias a un guión nefasto. Repito: nefasto.

No es que se le pida originalidad. No hace ninguna falta. Ya sabemos todos que solo hay 36 situaciones dramáticas. Pero hombre, al menos, un poco de mano a la hora de desarrollar la historia, y un poco de ingenio a la hora de planear los "chistes". Que esto parece un velatorio. Todo previsible, y además un intento desesperado de hacer gracia a través del mal gusto y del mal gusto. No, no me equivocado. El primer mal gusto se refiere a una querencia algo repetitiva por la escatología. No resulta gracioso ver a todos los personajes con problemas de aerofagia, no. Que un personaje tenga problema de aerofagia y eso se repita durante toda la película a modo de "running gag" puede tener su aquel. Pero que todos los neoyorkinos vayan por ahí con patología de meteorismo, no mueve a la risa: cansa. El segundo mal gusto se deriva de esa cosa de mostrar a un animal medio ciego golpeándose severamente contra los muebles. A no ser que se sea un descerebrado al que aún no se le ha caído el pelo de la dehesa, la psicología básica dice que a nadie le causa hilaridad ver a un animal tan poco desagradable como un tejón dándose unas leches que le dolerían al propio Schwarzenegger. Yo no veo que sea tan difícil conectar con las posibles reacciones del público. A no ser que esta película esté hecha para paletos sin corazón, que haberlos hailos.

Además de eso, una historia lamentablemente desarrollada. Las secuencias en las que se aborda la trama de amor entre Aniston y Stiller son tremendamente malas. Ahí no se ve amor por ningún sitio. Sólo se escucha la aerofagia. El personaje de Hoffman, a veces resulta simpático, pero en la gran mayoría de las ocasiones no se sabe muy bien que pinta en la película. Y la gran traca final de Bob Dishy (no consulten que personaje interpreta si no quieren olerse el cotarro), es la salida de pata de banco más patética que veo en el cine desde hace mucho tiempo. Querer cuadrar las cosas no da patente de corso a los guionistas. Eso deberían saberlo a estas alturas, que ya son mayorcitos. Bueno, me voy a retractar a mi misma, porque resulta que el guionista es el mismo que el director y nació en 1970, así que muy mayor no es, pero sí que un poco chapucero. La verdad es que como escritor, estuvo más lucido en "Los padres de ella" y "Zoolander", aunque tampoco me parecieran obras de arte, todo hay que decirlo. Pero mejores que ésta... sin lugar a dudas.

Ben Stiller, es su proceso de metamorfosis para convertirse en un mandril, con paso lento pero seguro. Haciendo lo de siempre básicamente, pero con menos gracia que nunca por culpa de ese maldito guionista que le quiere hundir la carrera. Y Jennifer Aniston también haciendo lo de siempre, no se vaya a despeinar. Yo he avisado. Vayan bajo su propio riesgo.

Recomendada para torturadores de animales, para gente que lo perdona todo, y para hipocondríacos temerarios. Puntuacion