Ficha

País

USA

Año

2003

Título original

Duplex

Duración

97min

Dirección

Danny DeVito

Guión

Larry Doyle

Reparto

Ben Stiller, Drew Barrymore, Eileen Essel, Robert Wisdom

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Dúplex
Autor: malabesta
Fecha: 26/03/2004.
Póster Dúplex

Dúplex

Digerido por malabesta

Es “Dúplex” una película con intención de hacer reír. Y la intención es lo que cuenta. Si por mí fuera, dejaría aquí la crítica y me dedicaría a cosas más emocionantes, como reordenar mis calcetines. No obstante, mis innumerables cursillos de ética periodística, deontología profesional y carpintería creativa me obligan moralmente a hacer un análisis más o menos objetivo que sirva de alegría y advertencia a otros que, al contrario que yo, estén a tiempo de no ir a ver la película.

La película narra las aventuras de una pareja de neoyorquinos, Ben Stiller y Drew Barrymore que, acuciados por ese problema que afectaba hasta hace unos días a los españoles: la búsqueda de una vivienda, terminan cayendo en las garras de un vendedor sin escrúpulos. Éste les endosa un dúplex (de ahí el original título), cuyo apartamento superior ocupa una anciana a la que legalmente no pueden echar, en lo que aquí llamaríamos un inquilino de renta antigua. Por supuesto, la anciana resulta ser sucia y despreciable, haciéndoles la vida imposible.

Hasta aquí la cosa va bien. Claro que el guión está hecho de manera chapucera, sin mucho cuidado en los personajes o en la misma trama. Esto supongo que será así porque la película se basa en los continuos gags (increíblemente predecibles) que la trufan, a caballo entre la escatología y el slapstick, mezcla a la que Stiller es habitual, con los resultados habituales también. Uno no se ríe ni por accidente, llegando a pensar incluso que morir atragantado por una palomita es una salida honrosa. El guión es responsabilidad de un tal Larry Doyle, cuyo mayor logro parece ser un capítulo de los Simpsons. Supongo que en dosis de veinte minutos la cosa será más soportable.

Todo este desaguisado es responsabilidad de Danny DeVito, que bien haría en firmar la película con seudónimo, e ir al rodaje con careta. En cuanto a los actores, la única que merece mención y no maldición es Eileen Essel, la anciana vecina. Curioso caso el suyo, pues a pesar de tener más arrugas que el papel de plata de segunda mano, y aparentar ser de la quinta de Fraga Iribarne, es su segunda película. Todos los demás destacan por lo mal que lo hacen. Ben Stiller en su línea, y Drew Barrimore meneando su melena y poniendo caras de "Barriguitas" todo el metraje.

En fin, recomendada para todos aquellos que quieran saber lo que es sufrir, y para las personas que creen que la vida de crítico es sólo glamour, fiestas y dinero a espuertas.

Puntuacion