Ficha

País

USA, Canadá

Año

2004

Título original

Taking lives

Duración

103min

Dirección

D.J. Caruso

Guión

Jon Bokenkamp

Reparto

Angelina Jolie, Ethan Hawke, Kiefer Sutherland, Olivier Martinez

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Vidas ajenas
Autor: malabesta
Fecha: 28/03/2004.
Póster Vidas ajenas

Vidas ajenas

Digerido por malabesta

A la vista de películas como ésta, uno piensa que el mundo de Hollywood a veces se mueve con la dinámica de un patio de colegio, y mi padre le puede al tuyo. Así, los guiones tienden a dar giros absurdamente escabrosos, las historias son cada vez más barrocas, y los personajes más increíbles.

Pues éste es el cuento de "Vidas ajenas", título que hace referencia a la psicopatía de un asesino que se dedica a adueñarse de las vidas de sus víctimas, y vivirlas durante un tiempo. A la caza del susodicho se lanza la policía canadiense, que son como los americanos pero con un estúpido acento francés, y una "perfiladora" del FBI, Angelina Jolie. El trabajo de perfilador parece consistir, a la vista de la película, en comportarse como un miembro de la familía Addams, para luego hacer un retrato psicológico del psicopata en cuestión. En medio de todo esto, aparece Ethan Hawke, testigo de uno de los crímenes.

Pues así es "Vidas ajenas". Por supuesto, tiene todos los tópicos de las películas de policias. Una pareja de policias, viejos amigos, que hacen chistes estúpidos; una agente del FBI mucho mejor preparada que ellos, pero cuya ayuda siempre es vista como una intromisión; un testigo que pasa de sospechoso a testigo, de testigo a víctima potencial, luego de nuevo a testigo; en fin, todo lo que uno espera. Incluída una torrida y absolutamente innecesaria escena de camastro, que apesta a la legua que está puesta allí para que Angelina luzca palmito, y vender un par de entradillas más.

Toda esto está supuestamente soportado por una plantilla de actores más que capaces, en teoría. Ethan Hawke con cara de cordero post-adolescente perdido, Olivier Martínez, da vida a uno de los policias canadienses, que responde al increíblemente acertado apellido de Paquette, y no pasa de estar como ausente. Luego tenemos a Angelina, que uno nunca sabe si actúa bien o no, porque cuando la enfocan de cerca, en una pantalla de cine normal, es imposible ver por encima de la narz. Esto es debido sin duda al perímetro de sus labios, que viene a ser un tercio del estado de Texas. Por lo demás, cuando la enfocan de lejos, parece no estar demasiado mal en su papel. También asoma su palmito en pantalla Kiefer Sutherland, que desde hizo "24", parece que sólo puede aceptar papeles que duren 3 minutos o menos.

El director de todo esto es un tal D. J. Caruso, que recién salido del mundillo de la televisión, ha terminado una película tal cual hecha para las sobremesas de Antena 3 o de Telecinco. Se echa de menos alguna bulímica, o un niño alcohólico con una enfermedad terminal y una madre soltera.

En fin, un thriller más que típico, sólo recomendado para aquellos que quieran comprobar si los canadienses tienen o no la cabeza dividida en dos partes. Puntuacion