Ficha

País

UK

Año

2003

Título original

Sylvia

Duración

110min

Dirección

Christine Jeffs

Guión

John Brownlow

Reparto

Gwyneth Paltrow, Daniel Craig, Jared Harris, Blythe Danner

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Sylvia
Autor: bronte
Fecha: 29/03/2004.
Póster Sylvia

Sylvia

Digerido por bronte

No soy yo sospechosa de adular la sensibilidad postiza; de otorgar categoría de arte a aquella obra que va chorreando poesía, que presume de una delicadeza que se muere en sí misma. No seré yo quien recomiende nunca un poema que grita su propio valor poético, ni una película cuyo único objetivo sea vanagloriarse de su pretencioso sentido de la melancolía. Los sentimientos comunicados, si no nacen del propio discurrir de la obra de arte, no valen nada. La sensibilidad aparente, si no aparece casi como un efecto secundario, no es más que charlatanería barata.

No es este el caso de "Sylvia". La biografía de la gran escritora anglo-americana Sylvia Plath, afronta delicada pero contundentemente una vida convulsa y amarga, marcada por una visión aparte de la vida. La visión de quien es capaz de escribir auténtica poesía. La segunda película de su directora, Christine Jeffs, se centra principalmente en reflejar el desarrollo de un amor trágico (como lo son casi todos los amores de verdad), y a partir de ahí, deja entrever una delicada trama de sensaciones y desalientos, secuencia imparable que terminará con el ya conocido suicidio de la gran poetisa.

La película arranca prácticamente en el momento en que Sylvia conoce a Ted Hughes, cuando ambos comparten clases en Cambrigde, donde ella estudiaba gracias a una beca Fulbright. Mujer brillante e inteligente, que al conocer al amor de su vida, comienza un período de desintegración en favor de mayor gloria de su marido, poeta celebrado. La película se llama "Sylvia" pero bien se podría haber llamado "Ana" o " Alicia", porque... ¿cuántas veces hemos visto ya la misma historia de una mujer excepcional atada a un hombre mediocre, si no en su esfera pública, sí que al menos en la privada (o en ambas), inmolándose para que él alcance lo quiere?

Ahí radica quizás el principal problema de este filme (¿O su gran virtud?). Aunque recupera numerosos pasajes biográficos de la poetisa (su intento de suicidio a los 20 años, como mordió a su marido la primera vez que se vieron, los celos, las infidelidades, el recitado de sus poemas..), el espectador irremediablemente se queda con la sensación de haber aprendido muy poco de Sylvia, de su obra, de su persona. El personaje se eleva sobre su propia realidad y pasa a ser el denominador común de tantas y tantas mujeres que a lo largo de la historia han quedado opacadas por hombres que ni las comprendían, ni supieron apoyar esos grandes talentos, apuntalar esas elevadas personalidades.

Por contrapartida, nos encontramos con una película de ambiente asfixiante, a juego con la asfixia que debía acompañar a Sylvia en su propia vida, nos encontramos con sensaciones desmenuzadas, con el dolor de un amor intenso que se rompe y que el destino hace imposible de recuperar, con la ternura de unos niños pequeños que parecen traspapelados de aquellas fotos en las que aún éramos inocentes. Y nos encontramos con una interpretación magnífica de todo el cuadro actoral, destacando muy especialmente Gwyneth Paltrow, actriz que nunca me había impresionado, y que sin embargo, tocada por la muerte de su padre días antes de empezar el rodaje, nos ofrece en "Sylvia" una interpretación tan sentida y empática, que consigue llegar al punto de hipnotizar al espectador con su dolor, y me refiero muy especialmente a la secuencia en la que explica que es "el negativo de una persona...".

La película resultará tediosa para algunos, sin lugar a dudas, ya que tampoco aporta la coartada de afrontar el drama desde un tono desgarrador y truculento. Sin embargo, aquellos que hayan sentido el roce del desamor, la compañía constante de la soledad, o la mano del destino impidiendo la consecución de la felicidad, se sentirán identificados, y disfrutarán con un retrato algo difuso de las lluviosas y plomizas tardes británicas, todo ello a través de unos encuadres suaves pero audaces, iluminados por un filtro azul cobalto.

Recomendada para gente que se da cuenta de cuando alguien necesita ayuda sin que se lo digan, y para mujeres adultas, que ya saben algo de la vida. Puntuacion