Ficha

País

USA

Año

2004

Título original

Hidalgo

Duración

136min

Dirección

Joe Johnston

Guión

John Fusco

Reparto

Viggo Mortensen, Zuleikha Robinson, Omar Sharif, Louise Lombard

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Océanos de fuego
Autor: bronte
Fecha: 14/04/2004.
Póster Océanos de fuego

Océanos de fuego

Digerido por bronte

Antes de empezar: rogaría a algún lector majete que me escribiera corroborando si es verdad que Viggo Mortensen pronuncio la frase "son malos actores", referida a la tropa que presenta "Lo más plus", en una entrevista en dicho programa. El momento "de la verdad" habría tenido lugar al final del programa cuando Viggo sostenía en sus piernas a un actor aquejado de acondroplasia (bajito, vaya). Si es cierto, habrá que alabarle el gusto a Viggo, porque es uno de esos misterios sin resolver a quien "caracoles" le hacen gracia los responsables de "Lo más plus", quitando al público sobornado con un bocadillo para reírse. El humorista en cuestión que tienen, cuyo nombre no quiero ni recordar por si se me pega algo, tiene la misma gracia que una hipoteca a 40 años. Y ahí lo tienes, con programa propio y todo... Lo dicho. En España más vale caer en gracia, que ser gracioso. Y nunca mejor dicho.

Dicho esto, tengo que decir que "Océanos de fuego", también conocida como "Hidalgo" es una película que merece la pena ser vista. Basada en la vida de Frank T. Hopkins, "Océanos de fuego" retrotrae al espectador con solera a los mejores momentos del género. En más de una ocasión se sentirán ustedes a medio camino entre Beaugeste e "Indiana Jones en el desierto", y todo ello con un tono épico digno de mención. Y el cinéfilo más curtido en las más duras batallas, también podrá reconocer en muchos momentos al mejor Spielberg de acción, cosa no de extrañar, ya que Joe Johnston está implicado en varios proyectos de este director, y en otros de la factoría de George Lucas. Luego se notan las influencias. Cosa que se agradece, sinceramente.

ambién hay que agradecer el guión de John Fusco. En primer lugar, por haber construido unos personajes con tanta profundidad y al mismo tiempo insertos en la mejor tradición del cine de aventuras, y en segundo lugar por su gran imaginación a la hora de plantear las situaciones. Les pediría que se fijaran ustedes en la cantidad de elementos y personajes que mueve la película. En cuanto a estos últimos, están todos perfectamente definidos, no sólo en su manera de ser, sino también en su función en la película sin que haya lugar en ningún momento a la confusión o a la sensación de que estamos en medio de una feria ambulante. En cuanto al tema de los elementos, aparecen justo lo imprescindible para ser presentados, y la siguiente vez que aparecen, funcionan para resolver una situación de manera original y variada. En este filme los personajes no hacen siempre lo mismo. Siempre hay una manera nueva. Esta diversidad en lo utilizado en la película, es de hecho una de sus mejores bazas.

Y todo ello en medio de los tópicos que le pedimos y con razón, a una película de aventuras en el desierto: el exotismo de los beduinos, la joven tras el velo, los ingleses coloniales, las tormentas de arena, las arenas movedizas, las plagas, la sed, los espejismos... todo, todo de manera tan notablemente ensamblada que sale uno del cine con la sensación de volver a tener diez años y estar comiéndose el bocadillo en el cine. Pero no quisiera que se me acabara esta crítica sin hablar del ensamblaje profundo del guión, excelente también en mi opinión.

"Océanos de fuego" es la enésima palinodia americana sobre el genocidio indígena en los Estados Unidos. A partir de ese punto, la historia marca un interesante paralelismo entre la forma tribal americana, y la forma tribal islámica. También se plantea un interesante triángulo entre las dos mujeres y el protagonista, triángulo que arrastra unos intereses que harán avanzar la acción, no como en otras películas, que avanza por arte de magia. Al mismo tiempo, se crea otro paralelismo entre el personaje de la joven Jazira y el personaje de Viggo, dos caracteres que buscan su verdadero ser. Uno que no se atreve a encontrarlo, y otra a quien no le dejan. De paso, el filme aborda el tema de la situación de la mujer en el islam, sin aspavientos, siempre dentro del tono épico, pero dejando bien claro que allí son el último animal. Viendo como está el percal, habrá quien diga que eso es un sucio invento de los "yankees" para manchar la cultura árabe, que como todos sabemos es la más respetuosa en el mundo con los derechos humanos y con la situación de la mujer (Lo de siempre, la mejor manera para no arreglar un problema, es negarlo), pero la gente con dos dedos de frente, sabrá ver muchas estructuras que siguen vigentes en gran parte del mundo y a tiro de piedra de nuestras propias fronteras. También se apunta el hecho de la afición que los tuaregs tienen por el esclavismo. Pero que nadie se piense que es algo del pasado. Los señores del desierto siguen siendo los mayores mercaderes de esclavos del mundo. Eso, para que se enteren todos esos enrollados que a todas horas, y de manera nada maniqueísta, nos recuerdan lo malísimos que somos nosotros, y lo buenísimos que son ellos. De paso que se fijen también en esa sutil pero certera distinción que se hace entre el pensamiento mitológico, y el pensamiento racional, una de las mayores aportaciones de los occidentales al mundo.

Además, un auténtico canto a la amistad, a la naturaleza, un Viggo Mortensen, que no es que sea uno de mis actores favoritos, pero al que hay que reconocerle que se está destapando como un héroe épico de primera magnitud, una música enervante, una fotografía cuidada... Una película digna de ver. No se pierdan las hermosísimas imágenes finales. Ah, y por último y que no se me olvide. Recomendada esta película también para todos aquellos que creen que España nunca ha existido. Ver su huella en el mundo les puede dar una pista. Y digo esto, porque el caballo protagonista es un Mustang, lo que en español llamamos un mesteño, palabra que significa según la RAE "Dicho especialmente de un caballo o de una res vacuna: Que no tiene señor o amo conocido." Estos Mustangs o mesteños tan importantes en la cultura USA descienden directamente de los caballos que los españoles llevaron a América. Que se sepa.

Recomendada para los amantes de los clásicos de aventuras, para amantes de los caballos, para amantes de las langostas, y para gente que beba poquito.

Puntuacion