Ficha

País

USA, Australia

Año

2004

Título original

Ocean's 12

Duración

120min

Dirección

Steven Soderbergh

Guión

George Nolfi

Reparto

Brad Pitt, Matt Damon, George Clooney, Julia Roberts, Catherine Zeta-Jones, Vincent Casell

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Ocean's 12
Autor: malabesta
Fecha: 19/04/2004.
Póster Ocean's 12

Ocean's 12

Digerido por malabesta

Dijo alguien con no demasiado criterio que segundas partes nunca fueron buenas. Otro ejemplo de la escasa validez de dicha afirmación es "Ocean's 12", película que sin estar a la altura de su predecesora, no deja de ser una buena pieza de entretenimiento, para todos aquellos cuyas bufandas y gafas de pasta aún les permitan entretenerse.

Sin duda tiene la calidad que la pareja Clooney-Soderbergh le dan a sus películas. Sin escatimar presupuesto, son capaces de hacer rendir cada peseta que invierten, tanto en taquilla, en la que bien seguro recuperarán lo invertido, como en la pantalla. Sin duda Soderbergh conoce a los actores con los que trabaja, y sin temblarle la mano deja caer todo el peso de la película sobre Brad Pitt, que es el auténtico protagonista, y Matt Damon, cuyo personaje tiene los momentos más divertidos, aunque sin llegar a ser el alivio cómico. También cabe destacar lo bien insertados que están los cameos que trufan el metraje, que en lugar de ser la típica aparición irrelevante son parte integrante y a veces fundamental de la trama.

La historia nos presenta al grupo de once ladrones comandados por Danny Ocean (George Clooney) que, tras unos años más o menos retirados del negocio, reciben la visita del hombre al que robaron, Terry Benedict (Andy Garcia), que tiene a bien reclamarles su dinero con feas amenazas. Así que sin otro remedio vuelan a Europa para ponerse a trabajar, continente en el que se topan con un famoso ladrón (Vincent Cassel) que les hace la competencia. Allí también conoceran a Isabel Lahiri (Catherine Zeta-Jones), agente de la Europol y que tiene cierto interés en capturarlos. El guión destaca por su fluidez, pues a pesar de que el tiempo es bastante discontínuo (entre que vuelan y no, hay flashback, nos explican como han robado algo, etc.) el ritmo no decae y tampoco pierde interés ninguna de las numerosas tramas que componen la historia. Si algo se le puede achacar al mismo es sin duda que a veces se pierde en la complicación de los robos, dando lugar a secuencias ridículas (como el robo protagonizado por Vincent Casell) y a otras en las que merced al Deus ex machina el espectador puede sentirse un poco timado por la película.

Es de agradecer el tono ligero de la película, que sin tomarse nunca totalmente en serio a si mismo, tiene buenos momentos paródicos, no sólo al respecto de la propia película y sus personajes. También se parodian a los actores que los interpretan, a los actores que pasan por allí y en general a los europeos. La radiografía que se hace de nosotros es bastante acertada, mostrando parte de nuestros rasgos más característicos. Por ejemplo, el chauvinismo francés, o el excelente servicio de transporte de equipajes de los aeropuertos españoles.

A nivel actoral se pasa de momentos buenos a momentos pésimos, siendo estos interpretados todos por Casell. Sin duda con gran colaboración de su doblador y su acento francés, que ayudan a convertir a su personaje en un ser ridículo que parece sacado de un mal programa de "Tómbola". Los demás, muy bien, a excepción de Catherine Zeta-Jones, que a pesar de estar a su nivel habitual, la pobre no da para mucho. Notable es la banda sonora, muy sesentera-setentera, muy en consonancia con la trama (de ladrones de guante blanco) y con el estilo con el que está rodada.

En fin, una película muy entretenida, que no sólo demuestra la capacidad de Soderbergh al volante, no sólo en sus películas más personales en las que al fin y al cabo puede hacer lo que le de la gana, sino también en productos mucho más comerciales (y no por ello más deshonrosos) en los que se tiene que ceñir a unas normas más estrictas, sino que además nos presenta a un Brad Pitt en la cúspide de su carrera, al que no le hacen sombra ninguna de las otras grandes estrellas de la película (y son bastantes). Recomendada para todos aquellos que crean que nadie puede llevar el brazo tatuado con un tiburón martillo y no resultar ridículo.

Puntuacion