Ficha

País

Francia

Año

1999

Título original

La maladie de Sachs

Duración

107min

Dirección

Michel Deville

Guión

Michel Deville

Reparto

Albert Dupontel, ValÚrie DrÚville, Dominique Reymond, Gilles Charmot

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Las confesiones del Dr. Sachs
Autor: bronte
Fecha: 29/04/2004.
Póster Las confesiones del Dr. Sachs

Las confesiones del Dr. Sachs

Digerido por bronte

Y ustedes se preguntarán qué hace esta película en esta página. Yo también me lo pregunto. Pero en la variedad está el gusto. Y nunca está de más meter un pequeño y humilde comentario sobre un filme sobre el que la mayoría aplastante de los espectadores, pensaría que es mejor arrojar a la pira. Desde luego no va a pasar a la historia como la mejor película jamás rodada. Es probable que ni siquiera pase a la historia. De hecho no sé si su director la incluye en su currículum. Claro que como es francesa, seguro que allí tiene club de fans y todo. No obstante, la película trata de un médico francés y eso es mucho. Pero muchísimo. Es cosa de la excepción cultural.

La película está basada en un libro de Martin Winckler, un médico nacido en Argelia, que ejerció la medicina general en Francia, hasta que lo dejó todo para dedicarse a la literatura, que da más dinero y más reconocimiento. El caso es que con ésta, su segunda novela, premio Inter Livre 1998, Wrinckler consiguió el reconocimiento de la crítica, del público, de un señor de marrón que pasaba por allí, y se hizo de oro. De ahí que dejara tan hermosa profesión como la de médico para otros, aunque en "Las confesiones del Doctor Sachs" nos venda la imagen de un hombre santo nacido para ayudar a los demás. Aunque, por supuesto, ser testigo de tanta desgracia, le haga enfermar moralmente a él mismo y le planteé serias dudas sobre el sentido de la vida.

Y queda ya bien claro que el tono general tanto del libro como de la película es someramente autobiográfico. De ahí que la estructura elegida sea una amalgama/conglomerdo de historias pegadas las unas con las otras, sin más hilación que el hecho de tener al Bruno Sachs como protagonista. A veces ni siquiera son historias, sino 30 segundos con el plano de un paciente contando qué es lo que le duele. Algunas llegan a tener una evolución dentro del metraje y otras se quedan como meros apuntes impresionistas. Así contado, a bote pronto, parece un tostón de primera calidad, y de hecho la película muy entretenida no es. Pero tiene su parte buena.

En general, es un filme empeñado en retratar la parte humana de la vida, y lo consigue. Aparecen casos de abortos, de enfermedad terminal, de embarazo, de problemas leves... Y lo que queda muy claro, es la importancia de la sensibilidad y de la empatía en el médico como parte fundamental de la recuperación del enfermo. También, a través de la consulta y de las confesiones que el Doctor Sachs hace a su diario, se explican en cierta manera las dinámicas sociales y familiares de nuestra sociedad (bueno, perdón, de la francesa, que son muy excepcionales culturalmente), como por ejemplo el sentido de culpabilidad que arrastran las mujeres al cargar con todo el peso de la casa, y muchas otras cosas que no voy a contar aquí porque se me hace tarde. Pero que conste que la película tiene momentos emocionantes, de esos que te hacen querer ser mejor persona.

La interpretación está muy bien, muy natural, muy de que no se note que estamos aquí, y en general todo es relajado y natural. La dirección, la iluminación, el vestuario, el catering... Y he de reconocer la maestría en un guión complejo, que puede caer en el sopor más absoluto con una facilidad asombrosa, cosa que no pasa. A la mayoría de la gente le parecerá paradita. Pero es agradable de ver, y aquellos con sensibilidad y simpatía hacia sus congéneres tendrán la sensación de haber salido de unos gratificantes ejercicios espirituales.

Y esta vez tengo fácil la recomendación. Recomendada para médicos malvados, para que retomen el camino del bien. Puntuacion