Ficha

País

USA

Año

2004

Título original

The butterly effect

Duración

113min

Dirección

Eric Bress, J. Mackye Gruber

Guión

Eric Bress, J. Mackye Gruber

Reparto

Ashton Kutcher, Melora Walters, Amy Smart, Elden Henson, William Lee Scott

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de El efecto mariposa
Autor: malabesta
Fecha: 30/04/2004.
Póster El efecto mariposa

El efecto mariposa

Digerido por malabesta

Sin duda, lo que más atrae de la película es la presencia en la misma de Ashton Kutchner, objeto de vicio y admiración por parte de miles de adolescentes y otras (y otros) no tan jovenzuelos. Al resto del público con las hormonas más calmadas y/o querencia hacia otro tipo de actores/actrices, tendrán que conformarse con la dudosa calidad de “El efecto mariposa”.

No se me malinterprete; la película no es mala. Del todo. Pero bien podría haber sido mejor. La historia promete mucho. Un chico sufre una extraña enfermedad que le produce ataques de amnesia siempre que está sometido a situaciones de tensión. A su mejoría no contribuyen el hecho de tener unos amigos desquiciados y un padre encerrado en un manicomio. Más tarde, cuando ya está en la universidad, comienza a recuperar parte de su memoria perdida a través del estudio de sus viejos diarios, además de descubrir que puede cambiar en parte los sucesos de su vida, a través de una especie de regresiones catalépticas en las que entra.

La historia promete. Pero todo lo demás la estropea. Primero está el hecho de que el guión no es todo lo correcto que debiese; y así la enfermedad y las hemorragias nasales que la acompañan aparecen y desaparecen según la voluntad de alguna mente superior. Luego está el hecho de que los personajes estén definidos de manera burda, recurriendo a trucos visuales bastante evidentes; supongo que esto será debido sin duda al hecho de que con tanto flashback, flashforward, flashright y flashleft los personajes tienen que ser vueltos a presentar cada 5 minutos, y es necesario hacerlo de manera rápida. Esto también ayuda a que al cabo de las horas el pobre guionista ya no se aclarase en qué rama del maldito multiverso que se crea está el protagonista, y su comportamiento no es demasiado coherente en determinados momentos de la película.

Pero sin duda, lo peor de todo es la costumbre, más bien manía, de ciertos directores de abusar de los efectos de sonido. Así, los ataques de amnesia están acompañados de golpes de sonido casi dolorosos que sin duda harán que más de uno se tire por encima las palomitas, el refresco, la fabada o cualquier otro alimente que ingiriere en el cine. Luego, los giros de guión están acompañados de su musiquilla inquietante, como si los violinistas se afeitasen con las cuerdas de su violín, y muchas otras cosas similarmente aburridas y desagradables.

El reparto es bastante mediocre, encabezado por Ashton (en cualquiera de sus encarnaciones infantiles, adolescentes y post-adolescentes), que actúa en esta película de manera exactamente igual que la hacía en ”Colega, ¿dónde está mi coche?”, así un poco como lo hace Emilio Aragón. Su amiga de la infancia, Melora Walters, pues lo mismo; le falta un hervor o dos en esto de la actuación. Del resto del elenco, lo mejor que se puede decir es que pasan desapercibidos, salvo el especialmente desagradable compañero de cuarto hipersexual, hipercalórico e hipermaquillado que el destino ha tenido a bien adjudicar al protagonista.

En fin, una película que es algo parecido a entretenida. Recomendada para todos aquellos que se olvidan las llaves, los deberes, los cumpleaños y de cerrar el gas.

Puntuacion