Ficha

País

USA, Canadá

Año

2004

Título original

Godsend

Duración

113min

Dirección

Nick Hamm

Guión

Mark Bomback

Reparto

Greg Kinnear, Rebecca Romijn-Stamos, Robert De Niro, Cameron Bright

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de El enviado
Autor: bronte
Fecha: 01/05/2004.
Póster El enviado

El enviado

Digerido por bronte

Ante todo decir que yo me encuentro al niño protagonista de "El enviado" en "Sonrisas y lágrimas" y me muero igualmente del miedo. Aclarado esto, añadir que a mi me gustan muchas cosas del cine americano, pero dos especialmente. Una de ellas, es la generosidad didáctica que tienen siempre sus guiones. Si había algún elemento que aún no había entendido en que consiste eso de la clonación y las células madre y toda la parafernalia (los había, los hay, los habrá... Con esos no hay quien pueda), alguno que otro podrá entender de una vez por todas, grosso modo, en que consiste la famosa clonación con la explicación de andar por casa que da Robert De Niro.

La segunda cosa que aprecio mucho en sus películas, es como, así sin darnos cuenta, como quien no quiere la cosa, va introduciendo en historietas entendibles por todo el mundo, los grandes cambios de nuestra civilización. Ejemplo claro: la clonación. Que si "Mis dobles, mi mujer y yo", que si "El ataque de los clones", que si "El sexto día"... Aquí no se trata de comedia, ni de acción. Es más bien un thriller científico con ciertas dosis de "La profecía". El caso es que el tema fundamental es la clonación humana, y si alguien aún cree que ese tema no es importante, diré que este avance científico hace tambalearse las bases filosóficas, éticas y ontológicas de nuestra civilización. Es uno de los avances con más capacidad de cambiar el rumbo de la historia (la ingeniería genética en general), de la historia, y valga la redundancia.

Vale que los europeos aún no se han enterado de nada de esto y siguen con sus coros y danzas arriba y abajo. Los Julio Vernes y los H.G. Wells ahora viven en Norteamérica y hacia allí hay que mirar cuando se buscan visionarios. Y en esta que es una peliculilla del montón, sin embargo, aunque muy someramente, se dicen cosas que de ser entendidas por la mayoría del público, algún progreso tendríamos. Por ejemplo, el hecho de que ante cualquier avance científico, sea el que sea, ya salen todos los apocalípticos a decir que es un invento del demonio, más o menos. O donde acaba la ciencia y empieza la ética. Los detractores de este tipo del filmes atacan con saña alegando que todos estos temas se tratan de manera simple... ¡Pues claro! ¡Es que es una película de entretenimiento!. Para tratarlo de manera profunda, ya están los ensayistas. Pero por lo menos son temas que incluyen, que es mucho más de lo que se puede decir por aquí.

En "El enviado" se utiliza un poco como telón de fondo esa cosa "divina" de la medicina. Por una parte, se juega con la idea de que estamos llegando a convertirnos en Dios sin saber a donde esto nos va a llevar, y por otra, es imposible no reparar en esa escena pretendidamente apocalíptica de Robert De Niro y Greg Kinnear con llamaradas de fondo. Eso no puede acabar bien. Algo tan en contra de la "ley divina" tiene que salir mal, aunque haya explicación científica para todo. En todo caso, todo muy previsible, y con mucho susto causado por el volumen atronador de la fanfarria de turno.

La película en sí, hay que decir que tiende en general al aburrimiento particular. Además, cuando en el reparto de un filme aparece Rebeca Romijn-Stamos es para echarse a temblar. No por nada en especial, si no porque es más mala que un dolor de muelas en medio de un huracán. Tan mala es, que en sus películas se impone una escena de sexo totalmente gratuita que suele restar seriedad a la cosa, porque claro, como una gran interpretación no se puede sacar, ni siquiera una normalita, pues hay que amortizar luciendo palmito. Pese a que eso sea levemente ofensivo para el espectador capaz de respirar, ver la peli, y comer palomitas a la vez. Menos mal que aparece por ahí Greg Kinnear que siempre es una alegría para los ojos, y vaya por Dios que ahí está de nuevo Robert De Niro en uno de sus dos registros conocidos en los últimos 20 años. Como aquí no pega de mafioso, pues de diablo, ¡Y alegría!

Recomendada para decoradores profesionales, y para raelianos "fanes" de esta página.

Puntuacion