Ficha

País

USA

Año

2003

Título original

Kill Bill Vol. 1

Duración

111min

Dirección

Quentin Tarantino

Guión

Quentin Tarantino

Reparto

Uma Thurman, David Carradine, Lucy Liu, Sonny Chiba, Daryl Hanna, Michael Madsen

Enlaces

Aquí mismo

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Kill Bill Vol. 1
Autor: sensillo
Fecha: 2004-05-05.
Póster Kill Bill Vol. 1

Kill Bill Vol. 1

Digerido por sensillo

"Kill Bill" es una película que desata pasiones y enfrenta a quienes la adoran y quienes la detestan. A quienes busquen en esta página auxilio cinematográfico y una luz que les guíe por los oscuros senderos del bosque fílmico actual, que sepan que este es un hecho constatado. A pocos deja indiferentes, así que vayan preparados para disfrutarla o escupir sobre Tarantino y sus ancestros. Sin embargo, voy a desmarcarme de ambas manadas para afirmar que la tan esperada cuarta película de Tarantino es también la más anodina hasta la fecha. En cualquier caso y, mal que pese, hay que verla si se quiere estar a la última. Y es que se tiene que ser todo un genio social para meterse a la gente en el bolsillo comentando “Sor Citroen”. Los anacoretas que no tengan ganas de relacionarse con la gente y, en general, con el mundo moderno, deberían escapar de “Kill Bill” como de la peste. No esperen encontrar ni una experiencia mística que los eleve mas allá de un buen tazón de cereales ni tampoco un sustituto del cilicio para expiar de alguna manera sus pecados.

“Kill Bill” tiene a su favor muchos de los aspectos que constituyen lo mejor de su autor, pero en este caso expuesto de una manera menos fresca, casi como si detrás estuviera la mano de un imitador. Lamentablemente, esto da motivos para temer que a Tarantino no le quede mucho ya por ofrecer. Al encontrarse ya afianzado en la industria puede rodar con más descaro, pero es muy fácil caer en la autocomplacencia. Se nota en esta película muy buen pulso a la hora de recrear y homenajear un género. No son tan importantes los detalles concretos, que gustarán a los aficionados al Trivial Pursuit pero que poco añaden al conjunto, como el saber captar el tono. Se consigue hacer algo más que un collage informe e incluso se aportan notas personales.

No resulta fácil escribir acerca de una película tan anárquica como ésta, así que intentaré ir desgranando sus aciertos y sus momentos menos afortunados. Entre los primeros podríamos volver a subrayar esa eficaz labor de reciclaje, con elementos tomados en ocasiones de oscuros lodazales de celuloide y una banda sonora muy original que trabaja de manera muy armónica con el resto del film. Respecto a la narración, más allá de su llamativa y ya un poco cansina dislocación temporal, de Tarantino me llama mucho más la atención el hábil empleo que hace de los silencios: lo que no nos cuenta o nos muestra. Acertada es tanto la dosificación de la información como la elusión de detalles innecesarios que no harían otra cosa que estorbar.

Sin embargo, la sensación que deja la película es de ser atrevida sólo en apariencia, siendo en el fondo un ejercicio bastante timorato que busca vender no obstante esa marca de rebeldía que se ha construido para el público. Hay muchos detalles bastante toscos y estridentes y , en general, se nota excesivo empeño en intentar recordarnos lo tremendamente guay y alternativo que es el señor director. ¿Qué a estas alturas tengamos que aguantar esas crisis de confianza...! Por sorprendente que parezca, resulta ser un trabajo menos maduro que los anteriores. Los diálogos son mucho más simples- lo cual en principio no es nada malo- pero sí son además mucho menos ingeniosos. Y las escenas de acción, que es donde tendría ocasión de sorprender a más de uno, resultan ser bastante ordinarias y faltas de brío.

Recomendada para los que consumen cine con palillos y no pongan reparos al producto recalentado, o a los que no eligen restaurante y vayan donde digan los demás. Puntuacion