Ficha

País

USA

Año

2004

Título original

Van Helsing

Duración

132min

Dirección

Stephen Sommers

Guión

Stephen Sommers

Reparto

Hugh Jackman, Kate Beckinsale, Richard Roxburgh, David Wenham, Elena Anaya

Enlaces

Aquí mismo

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Van Helsing
Autor: bronte
Fecha: 2004-05-07.
Póster Van Helsing

Van Helsing

Digerido por bronte

Los que hemos tenido la suerte de ver a Hugh Jackman en vivo y en directo sobre un escenario (es un reputado actor de musicales), y sabemos de su encanto, su estilo, su capacidad de improvisación, su magnetismo con el público, su gracia, lo bien que canta, lo bien que baila, y lo bien que interpreta, nos rasgamos las vestiduras al tiempo que clamamos al cielo al verle en un engendro de esta categoría; porque acabo de salir de ver "Van Helsing", y cinco palabras no dejan de retumbar de manera machacona en mi mente: Pero, ¿qué desatino es este?.

Que conste que yo iba animada. Animadísima. Me gusta mucho el actor principal, con el que me une un afecto especial desde que mi butaca fue alcanzada por sus sudores entre tanto baile, y al fin y al cabo, el cine de entretenimiento y aventuras, pues suele entretener, las cosas como son. Pero llego y ¿qué me encuentro? "La liga de los hombres extraordinarios" (consúltese la crítica), pero escrita y dirigida por un consumidor habitual de peyote. Yo no me esperaba semejante ensalada de alguien capaz de timonear una película más o menos notable como es "La momia" (aunque con una propensión enfermiza a meter mucha acción y muchas cosas que se mueven, que uno llega a marearse, es verdad), pero es que es evidente que para escribir "Van Helsing", Stephen Sommers ha cogido los guiones de muchas y conocidas películas, los ha tirado al aire, las hojas que han caído en la mesa las ha grapado sin orden ni concierto, y acto seguido ha escrito tropencientas mil secuencias de mucho salto, mucha confusión y mucho efecto especial que es lo suyo.

La trama no es que sea el no va más de la estulticia, sin un mínimo destello de inteligencia. Es que además es tan rocambolesca y la coherencia interna está tan traída por los pelos, que decir que es un insulto para personajes tan míticos, es quedarse corta. Este Van Helsing es Van Helsing, porque lo dice su DNI pero por nada más. Por obra y gracia de Sommers, se convierte en un héroe troquelado, cuyo trabajo en el filme consiste en disparar mucho, y que con una falta de total de imaginación está copiado directamente en sus rasgos más básicos de "Wolverine" (y en los no básicos, y en los de arriba y en los de abajo). Lo de Drácula, ya es de juzgado de guardia. Pero, ¿qué han hecho con Richard Roxburgh? De ser el único que se salvaba en "La liga de los hombres extraordinarios", aquí destruyen por completo su carrera actoral. No se sabía si este Drácula era Ozzy Osborne con una ramalazo de loca, o una víctima de Ruper con problemas de dicción. Si se levanta el auténtico Drácula, se muere del soponcio. Y si Stoker se entera de esto, se vuelve a la tumba.

No contentos con destrozar el eje principal de la historia (Drácula), el director y a la par guionista, la emprende sin piedad con el resto de los mitos del cine de terror. Al monstruo de Frankenstein lo dibuja como una especie de Sócrates filosofando sobre el valor de la vida. El hombre-lobo parece un saltimbanqui de feria. El enterrador está como recien salido de "Un paso adelante". También hay unos ewoks malvados por ahí dando la lata... Capítulo aparte merece Kate Beckinsale, especializada en hacer truños, como bien se ve. Ya puede dar gracias a los cielos por haber formado parte de "Much ado about nothing", porque el resto de su filmografía da miedo, pero de verdad. Su personaje es terrible, una mezcla de Lara Croft con Aramis Fuster. Esperaba que en un momento dado la sacaran detrás de una reja levantando mancuernas, porque era lo que faltaba.

No me quiero olvidar de las novias de Drácula, que se supone que Drácula y sus acólitos además de ser el mal total, no tienen sentimientos, pero estos cuatro lloran y gritan tanto, que parecen la nueva versión de "La Dama de Rosa". Entre las novias, destaca Elena Anaya, que por una parte, hay que agradecer que no haya ido a hacer de hispana, y por otra, quiero que conste en acta lo muchísimo que yo me río cada vez que veo a un actor patrio por esos andurriales de Hollywood, que anda que no pasan trabajos en decir que no se irían allí por nada del mundo, y en cuanto les ofrecen cualquier cosa, incluso un horror como éste, pierden el aliento en salir corriendo. Elena Anaya defiende con más o menos dignidad lo que le ha tocado. Al menos lo poco que se ve entre tanto vuelo y tanto efecto especial.

Porque esa es otra ¿de qué vale tanta infografía si el argumento es tan lamentable? Pues vale únicamente como maniobra de distracción, y sólo a los muy inocentes distraerá en este desaguisado en el que prácticamente se puede ver el copyright de todas las películas, novelas y anuncios varios que se han copiado en un ejercio de batidora impresionante, en el que la repetición y el volver a empezar es la constante. Pero no quiero que la cosa quede así. La primera escena, esa en la que una turba de gente enfervorizada (hoy en día conocidos como manifestantes) quiere matar al monstruo de Frankenstein, no está del todo mal.

Recomendada para gente con mucho tiempo libre, para gente con dificultad para fijar la vista, para gente con memoria de pez y para rumanos que odien a sus compatriotas. Puntuacion