Ficha

País

USA

Año

2004

Título original

Troy

Duración

163min

Dirección

Wolfgang Petersen

Guión

David Benioff

Reparto

Brad Pitt, Eric Bana, Brian Cox, Brendan Gleeson, Orlando Bloom, Peter O'Toole, Diane Kruger, Rose Byrne

Enlaces

Aquí mismo

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Troya
Autor: sensillo
Fecha: 2004-05-14.
Póster Troya

Troya

Digerido por sensillo

“Troya” es una digna película basada en “La Iliada”, ni más ni menos. A pesar de no haberla titulado “Homero´s Ilíada”, como fue costumbre en su momento, aún quedará gente que no entienda que el texto de Homero y la película de Petersen son dos cosas distintas, y que se enfade por ello. A una adaptación se la debería juzgar por su resultado final, y no por su fidelidad al original, que en sí misma no es ninguna virtud. Y aún a pesar de no haberle prometido lealtad a los puntos y comas del libro, se puede decir que la película sí es bastante fiel al espíritu.

Se borra la presencia de los dioses y, en general, todos los aspectos mágicos, se ponen algunos acontecimientos y se quitan otros, la escala temporal está distorsionada y todos los personajes son bastante más heterosexuales. Se conserva no obstante la fatalidad como motor de la historia, que sigue muy presente a pesar de haberse borrado los elementos fantásticos. En“Troya” no hay sitio para la casualidad, y sus personajes carecen de alguna manera de la capacidad de coger el timón de sus vidas. Así, aunque Aquiles decidiese desertar de la guerra de Troya,hubiera visto como su barco era retenido por la grúa municipal o algo parecido. Temafundamental en la obra clásica que aquí sugieren sin necesidad de recurrir a artificios mágicos.

También se logra plasmar la grandiosidad que empapa toda la Iliada, donde nada es pequeño, ni las pasiones de los personajes, ni las batallas, ni tan siquiera las sandalias. En este punto es donde se sabe ofrecer un auténtico espectáculo, algo que en ningún caso significa que la película descienda a un género menor. Las escenas de las multitudinarias batallas, los enormes decorados y esa sensación que impresionaría a cualquier bilbaíno que se daría cuenta de que todo eso no cabe en su ciudad hunde sus raíces en una manera de ver el cine que por fortuna no parece que corra peligro de extinguirse pese a los insultos que puedan vociferar en su contra. Visualmente, es el cine de “Cleopatra”, de “Ben Hur” o “Terminator 2”. Se disfrutará mucho más en la gran pantalla que en la tele de casa. A lo mejor a alguien le gustaría ver representada la guerra de Troya como un ajuste de cuentas entre dos bandas de maleantes a las puertas de un pueblucho mediterráneo, pero supongo que Homero vomitaría las palomitas.

Otro tema de capital importancia en “Troya” es el de la inmortalidad. En este punto hay un par de escenas en las que no pude evitar cierto disgusto. Se introduce con mucha claridad pero en él se insiste más adelante de una manera un tanto burda y machacona. Es como fastidiar un libro con una buena presentación manchándolo con rotulador fosforito. Hay un momento en que se deja de creer que Aquiles va a luchar a Troya para que su nombre jamás desaparezca y se empieza a ver más bien como un pobre trastornado que acude a un casting de Operación Triunfo. Son pequeños pero irritantes detalles que a veces parecen dar a entender que se toma al espectador por tonto, pero que no llegan ni mucho menos a arruinar una película bastante equilibrada.

Al margen de lo que supone el espectáculo, habría que destacar la hábil humanización de todos los personajes sin que pierdan a pesar de ello ninguna característica de sus arquetipos clásicos. El guión de “Troya” baja a los héroes a la tierra sin que pierdan en ello su esencia. Es en los personajes donde la película adquiere personalidad propia frente al libro original, en tanto que paradójicamente es donde también por otra parte se mantiene más fiel.

En definitiva, “Troya” es más “La Iliada” de lo que pueda parecer con un vistazo poco atento. Incluso encontramos guiños como el de un Eneas que aparece corriendo de no se sabe donde para irse tan pronto como ha aparecido, sin dar tiempo a que algún otro personaje le pare para saludarle y decirle “Hombre, yo a ti te conozco: me encantaste en ‘La Iliada’”

Recomendada a degustadores de yoghourt griego, a carpinteros de campaña y a los que jroñan que jroñan. Puntuacion