Ficha

País

UK, Irlanda

Año

2003

Título original

Intermission

Duración

105min

Dirección

John Crowley

Guión

Mark O'Rowe,

Reparto

Colin Farrell, Colm Meaney, Kelly Macdonald, Shirley Henderson, Shirley Henderson

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Intermission
Autor: malabesta
Fecha: 15/05/2004.
Póster Intermission

Intermission

Digerido por malabesta

Parece que “Intermission” ha sido catalogada como comedia. Este hecho a mi me provoca un dilema. No sé quién ha estado más desatinado en su trabajo: si el que la catalogó como "divertida" o bien aquel que intentó hacerla así. En tal caso, tras haberla visto entera, tengo dentro de mí suficiente ira para odiar a ambos.

Es uno de esos productos que llevan la etiqueta de "alternativos". Esto quiere decir que está rodado simulando tener pocos medios (cámara digital et al.) y que una estrella de Hollywood, harta de cobrar millones, aparece en ella por cuatro duros. Algo así como quien compra una bula papal. En este caso es Colin Farrell. El caso es que la película es de difícil resumen, pues es tal la cantidad de personajes y de historias que reducirlo a un espacio publicable requeriría la intervención de uno de esos señores que escriben "El Quijote" en un grano de arroz.

El caso es que una gran cantidad de personajes empiezan la película con un desengaño amoroso y/o vita; sus historias se entrecruzan para terminar con un gran final que supuestamente debería sorprender al espectador. Perdóneme el lector el somero resumen, pero tampoco me apetece mucho recordar más los detalles. Los únicos personajes destacables son Colin Farrell, un pilluelo callejero (el papel para el que nacieron sus cejas) con un gusto pésimo a la hora de comprar jerseys, Colm Meaney, un duro policía hiper-celta y la pareja de hermanas formadas por Kelly Macdonald y Shirley Henderson. La primera por lo guapa que es, y la segunda porque el tema de su bigote parece que tiene que ser uno de los chistes recurrentes de la película, pero maldita la gracia peluda que tiene. Hay mucha, muchísima más gente, cada uno con su historia interesante, pero me he olvidado de ellos.

Por supuesto, comparte otro de los grandes handicaps del cine alternativo. Son películas por lo general más de personajes que de acción. Esto implica que todo el peso de su éxito recae en la calidad de su guión, y más concretamente de sus diálogos. El problema viene cuando uno se da cuenta de que Woody Allen solo hay uno, y Oscar Wilde ya está muerto. Por lo que la inmensa mayoría de los humanos no son capaces de escribir dos horas de diálogos que no acaben por aburrir al más entregado de los públicos. Imagínense a mí, que ya entré con un poco de recelo en la sala.

Recomendada sin duda para irlandeses con morriña, fans de ultratumba de Collin Farrell y para todos aquellos que se hayan perdido. Puntuacion