Ficha

País

España

Año

2004

Título original

Romasanta

Duración

90min

Dirección

Paco Plaza

Guión

Alfredo Conde, Alberto Marini, Elena Sierra

Reparto

Julian Sands, Elsa Pataki, Gary Piquer

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Romasanta
Autor: sensillo
Fecha: 17/05/2004.
Póster Romasanta

Romasanta

Digerido por sensillo

“Romasanta” pertenece a una seria de películas producidas por Filmax, muy difíciles de encontrar en la cinematografía española desde que el dúo Pajares-Esteso dio por concluida su fructífera sociedad. No pretende ser una reflexión sobre la pilosidad del yo y su verdad estética ni llamar la atención sobre la marginación que sufre el proletariado neocarlista de culo gordo. Tampoco es una copia de una película americana de las malas, reivindicando mucha más gracia y excepción cultural. Por el contrario, “Romasanta” es una película que cualquiera puede eludir sin ser por ello acusado de traidor vendido a la ramera de Hollywood o no tener ni pizca de sensibilidad social. Puedes elegir la sala de al lado sin sentir la mirada inquisitorial de su director tras el cogote, o no ir siquiera al cine y seguir siendo guay. Es como un plato de lentejas, que si quieres las tomas y sino... las dejas. A unas personas les gustarán y a otras no, pero todavía no conozco a quien esté en contra de las lentejas, aunque de todo hay. Sin ánimo de divagar más, y seguir perdiendo el poco crédito que aún pueda atesorar, apuntar que está muy bien poder eludir la película sin sufrir por ello marginación social porque, pese a sus encomiables buenas intenciones, que no podemos dejar de agradecer, la película es lo que los entendidos en cine, y me uno a sus doctas palabras, definen como un tostoncete.

La película tiene un acabado que quizá no consiga llamar a nadie la atención, pero que por lo menos conserva un aire de profesionalidad que muchas veces se echan en falta en momentos en los que parece estar de moda la estética del banquete de mi tío. En todos los aspectos más “técnicos” consigue convencer, incluyendo el apartado de efectos especiales. Es éste otro punto en que rompe con la tradición cinematográfica patria, que por lo general considera el uso de efectos especiales como algo tan feo como tener relaciones incestuosas cobrando. Sin ser una película basada en el espectáculo visual, no renuncia a crear un entorno fantástico consistente.

La historia propuesta tampoco carece de interés. Pese a lo que nos temíamos por su campaña promocional, consigue evitar en casi todos los momentos de la película esa ansia provinciana por ponerle la marca del país, como si fuera una vaca o un queso.

La película se anuncia como “basada en un hecho real”, etiqueta que a mí personalmente me llena de espanto. De esa historia real tiene más bien poco, pero el guión se contagia sin embargo de muchos de los defectos que suelen acompañar este tipo de historias. Por cierto, quien quiera conocer más detalles del argumento los puede consultar en la web oficial de la película, donde amablemente la destripan para goce y solaz de quienes tuvieran intención de ir a verla.

El guión es más bien descriptivo que no narrativo. Incluso en momentos en los que están pasando cosas, la película muchas veces no avanza, puesto que los hechos se van sucediendo sin causalidad. A pesar de tener escenas bastante logradas, la película no llega a tener forma, no se crea inquietud por saber qué ocurrirá después y es entonces cuando sobreviene el aburrimiento. En este punto la consciencia del espectador es libre para volar a otros mundos de fantasía, los cuales en muchos casos tienen un alto contenido erótico, por lo que se puede decir que este tipo de películas fomenta el vicio y la relajación de las costumbres en la juventud. A ello sin duda colaborarán algunas escenas muy generosas en la exhibición de las formas de Elsa Pataky, detalle que no podía dejar pasar por alto porque sé de muy buena tinta que a más de uno interesará.

“Romasanta” se queda en un modesto pero fallido intento de crear cine fantástico diferente pero asequible al espectador. En ocasiones parece querer emular a la sugerente “En compañía de lobos” de Neil Jordan, pero bastante más plana en contenido y continente. Si bien resulta bastante decepcionante, da la sensación de tener bien dirigidos los pasos que, esperamos, la próxima vez nos lleven a algo bueno.

Recomendada y usuarios de Gilette XXXL y a quienes el jabón Lagarto les parece poco natural y auténtico.

Puntuacion