Ficha

País

USA

Año

2004

Título original

The Ladykillers

Duración

104min

Dirección

Ethan & Joel Coen

Guión

Ethan & Joel Coen

Reparto

Tom Hanks, Irma P. Hall, Marlon Wayans, J. K. Simmons, Tzi Ma, Ryan Hurst

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Ladykillers
Autor: malabesta
Fecha: 21/05/2004.
Póster Ladykillers

Ladykillers

Digerido por malabesta

No voy a ser yo quien diga si los Coen mejoran o empeoran con el tiempo. Sólo diré que los que hicieron "El gran Lebowsky" ya no son. Si a usted le gustó, bienvenido a mi club; puede abstenerse de ver esta película. Si no lo hizo, pues vaya a verla. Disfrutará.

El caso es que lo que sí puedo decir es que cada vez los Coen se encierran más en sí mismos, y sus historias pierden bastante de su interés. En el caso de "Ladykillers", asistimos al extraño golpe dado por un aún más extraño grupo de delincuentes aprovechando el sótano de una aún si cabe más extraña mujer, religiosa donde las haya. Remake de "El quinteto de la muerte", ambientado a las orillas del Missisippi, todo está teñido de gospel, que sin duda es lo mejor de la película. La historia está rodada de manera descuidada, de manera que la acción mas que avanzar se cae cuesta abajo, hasta llegar a un final vacío y decepcionante.

Los personajes no son más que burdos arquetipos rellenados con tics y aspectos peculiares para darles cierto aspecto de seres vivos, pero no dejan de ser simples trazos. El bruto tonto y noble, el manitas, el frio y cruel chino, el pedante y cultivado, el negro de barrio bajo. En fin, si uno viese un cromo de cada uno de ellos podría describir sin demasiadas dificultades su personalidad.

De entre todos ellos destaca Tom Hanks, harto sobreactuado, encarnando al profesor G.H. Dorr, cerebro y jefe de la operación. Muy lejos del Alec Guiness de la original, el profesor es un supuesto estudiante de lenguas muertas, que habla como un grupo de académicos de la lengua intentando impresionar a sus novias. Supuestamente es el relaciones públicas, también, encargado de entretener al personal cin su prosa dorada y su labia incontenible. Uno se pasa la película esperando a que se calle. También jalona su discurso, y con él todo el guión, con referencias contínuas a Edgar A. Poe, de palabra, obra y omisión. El asistente veraz podrá reconocer retazos de "El corazón delator".

Tenemos después a Tzi Ma, como el General, un supuesto asesino chino frío como el hielo, cuyo único mérito es poder meterse un cigarro dentro de la boca, y tener un bigote envidia de todo fan de Hitler. Aparece por ahí J. K. Simmons, un manitas que además ocupará el papel de antagonista de Marlon Wayans, sin duda, la estrella del film. Supongo que los que hayan visto "Dragones y mazmorras" reconocerán a este buen hombre; sus actuaciones son, ante todo, malas, y despues, constantes. También hay que destacar las complejidades del personaje de Ryan Hurst, llamado Bulto, que de tanto abrir la boca uno lo confunde con un cuadro de Münch.

En cuanto a la anciana, Irma P. Hall, pasa de la "adorable" abuela de "El quinteto de la muete" a la típica pesada que hace que la gente cruce la calle cuando la ve, obsesionada con la religión, la enseñanza de la Biblia y su marido muerto. Con mucho, el mejor de los papeles recae sobre Piñones, el gato de la susodicha, que se entrega en cuerpo y alma a su personaje.

En fin, una película más, de la que nadie hablará cuando hayan muerto. Recomendada para cantantes de Gospel, y (ex-)participantes de Crónicas Marcianas, pues bien podrían formar parte de un grupo similar. Puntuacion