Ficha

País

USA

Año

2004

Título original

The Punisher

Duración

124min

Dirección

Jonathan Hensleigh

Guión

Jonathan Hensleigh, Michael France

Reparto

Thomas Jane, John Travolta, Laura Harring, Rebecca Romjin-Stamos, Samantha Mathis

Enlaces

Aquí mismo

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de The Punisher
Autor: sensillo
Fecha: 2004-06-02.
Póster The Punisher

The Punisher

Digerido por sensillo

Otra película más producida para engordar las riquezas de la Marvel. Como debían de tener ocupados en esta ocasión a todos los sastres de la plantilla, cosiendo leotardos de colores, ahora tocaba trasladar a la gran pantalla a un personaje de camiseta mugrienta. En general, también en otros aspectos se nota que el desembolso monetario ha sido menor que el acostumbrado.

Algo que se percibe desde los primeros minutos, y que por desgracia resulta bastante contagioso, es la falta de entusiasmo que subyace tras esta operación mercantil. He visto vender naranjas con más ganas. Muy poco que ver con el Spiderman de Sam Raimi, en el que se nota adoración por el cómic y por el cine en partes iguales. En “The Punisher”, en cambio, han sacado una película donde no la había, llenando dos horas de fotogramas con ocurrencias que parecen improvisadas. El aspecto final se parece más al formato de teleserie, lo cual no parece demasiado fuera de lugar teniendo en cuenta que últimamente se estila que este tipo de desgracias nunca vengan solas. Son naderías hechas con aburrida profesionalidad, que nos confirman que el mundo de Hollywood esta lleno de buenos artesanos que se dedican a esto porque es mejor que robar.

El apartado que más cojea es el de guión, que no consigue en ningún momento disimular su pobreza, ni se le ve siquiera intención de ello. Una buena historia puede surgir de cualquier tema, aunque muchos no terminen de creérselo. Shakespeare también contaba en ocasiones historias de terribles venganzas, donde puede ser que en ocasiones sus protagonistas también vistiesen leotardos, y obtuvo gran reconocimiento por ello. El problema en este caso estriba en que no hay historia que contar, pero tienen que poner algo para que se le olvide a la gente lo que ha pagado en la taquilla. Hay momentos muertos entremezclados con momentos que merecen morir, y el desenlace es muy chapucero.

Los diálogos se limitan poco más que a facilitar de vez en cuando la entrada de frases que suenan a slogan publicitario, pero que no consiguen convencer ni para comprarles ni para votarles. Las escenas de acción, que acostumbran a ser el plato fuerte de este tipo de películas, resultan en su mayor parte decepcionantemente aburridas. Podríamos excluir la escena del ruso, que tiene cierta gracia, y tal vez alguna otra que en este momento no recuerdo, ni seguramente lo recordaré en un futuro. El ritmo es muy irregular y la película en su conjunto, muy poco sólida.

Si en medio de todo esto se quiere encontrar algún entretenimiento, y teniendo en cuenta que en la oscuridad del cine resulta difícil jugar a los naipes, pueden llamar la atención los rótulos en español, que nos indican que los encargados del atrezzo no regresaron a sus casas con lesiones cerebrales por fatigarse inventando nombres. Quienes sí que parecían tener sus facultades intelectuales mermadas eran los personajes malvados. Era tal su incompetencia que el protagonista no habría necesitado en ningún momento sus conocimientos como antiguo soldado de fuerzas especiales. Cualquier funcionario con pericia media en el buscaminas se hubiera salido con la suya igualmente. Realmente resultaba mucho más irritante su ineptitud que las fechorías que cometían.

Recomendada a lectores de tebeos muy vagos, que puedan preferir ver la película, y a quienes estén a favor de los juicios rápidos.

Puntuacion