Ficha

País

USA, UK

Año

2003

Título original

The I inside

Duración

124min

Dirección

Roland Suso Richter

Guión

Michael Cooney, Timothy Scott Bogart

Reparto

Ryan Phillippe, Stephen Rea, Sarah Polley, Piper Perabo

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de El despertar
Autor: bronte
Fecha: 03/06/2004.
Póster El despertar

El despertar

Digerido por bronte

Yo siempre he sido partidaria de dejar bien claro en el primer párrafo de una crítica qué va a dar de sí más o menos una película, para ahorrar tiempo a mis queridos lectores. Así que en esta segunda frase, diré que "El despertar" es aburrida de campeonato. Los que quieran seguir disfrutando de mi donosa prosa, que continúen, que ahora diré de qué va. Pero claro, como es un thriller y hay que andar con ojo para no "destriparlo", me conformaré con un "es una mezcla entre "Memento", "El efecto mariposa", "Los otros", "La historia de Caín y Abel", "Mi vida sin mí", "La máquina del tiempo" y "La vuelta al mundo en ochenta días"". En realidad algunas referencias de las aquí expuestas no tienen nada que ver con "El despertar" pero le dan colorido a la cosa.

La película es una coproducción británico-americana. Se le nota la parte yankee en que el argumento es bastante interesante, no sale ningún obrero ex-alcóholico al que el estado quiere quitar sus hijos, y en general los aspectos de producción tienen un pase. La parte europea se detecta fácilmente en que salen por allí Stephen Rea y Sarah Polley (bueno, esta es canadiense, pero lo mismo da que da lo mismo) y en que además la película dura 124 minutos, pero parece que son 3 días. Si alguien no me cree, fíjense en la segunda escena en la que se expone el accidente, el samur, el hospital... en tiempo real. Con dar unos apuntes llega. No es necesario ver como le sacan brillo al desfibrilador primorosamente.

También hay otro detalle que indica su inequívoco origen continental, y es que no se entiende nada en la conclusión final. Para ponernos en plan pedante, podríamos decir que "El despertar" es un monumento a lo que los filósofos contemporáneos llaman "el mito de la incomprensibilidad". Ejemplos los tenemos a todas horas por doquier y consiste básicamente en que cuanto menos se entiende algo, cuanto más complejo e inexplicable, más la plebe dice que es una maravilla llena de significados ocultos que sólo pueden ver los listos. Claro que tampoco es el caso. Porque esta película lo que evidencia de manera clara, es una total falta de pericia a la hora de estructurar la historia y dosificar los elementos de la intriga, y sobre todo un final de fiesta confuso y caótico, que parece traslucir que por aquel entonces el equipo de rodaje ya estaba pensando en un mesecito de vacaciones en la costa.

La película tiene ingredientes de thriller, de ciencia ficción o de paranormalidad y mucho flash-back y flash-forward, y su escandalosa falta de rigor interno podría ser perdonada si por lo menos despertase todo tipo de sensaciones como pasa con las películas de Lynch. Pero la sensación que uno tiene básicamente viendo "El despertar" es echar de menos aquel Casio con luz que permitía ver la hora en cualquier situación por muy dramática que esta fuera. El trabajo de los actores no pasa de ser funcional, tirando a malo, y la estética de la película tampoco brilla especialmente. Y eso sí, la música de situación le tritura a uno el cerebro, tratando de poner a través de la melodía las sensaciones que no están en el metraje.

Y como creo que habrá alguno, que después de todo esto, aún querrá saber de qué trata, va de un chico que se levanta amnésico en un hospital y empieza a viajar en el tiempo y descubrir asesinatos que han pasado en su vida. Pero como es amnésico, no se entera de la misa, la mitad, y entonces cree que se está volviendo loco.

Recomendada para celadores sádicos, y para los amantes de los patucos y las cofias.

Puntuacion