Ficha

País

USA

Año

1999

Título original

Fight club

Duración

135min

Dirección

David Fincher

Guión

Jim Uhls

Reparto

Brad Pitt, Edward Norton, Helena Bonham Carter, Meat Loaf

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de El club de la lucha
Autor: sensillo
Fecha: 21/06/2004.
Póster El club de la lucha

El club de la lucha

Digerido por sensillo

“El club de la lucha” es seguramente una de las películas más sobrevaloradas de los últimos tiempos. La comunidad científica todavía busca explicación a este tipo de fenómenos en que completas naderías se encumbran en el pedestal de la gloria cinematográfica sin razón aparente. Discutiríamos más a fondo este tipo de sucesos si estas páginas estuviesen dedicadas a lo esotérico y paranormal y no al cine.

No es que “El club de la lucha” sea un tostón, como podría serlo por ejemplo “Braveheart”, que también se inscribe plenamente en este tipo de fenómenos, sino que es una película anodina, sin brillo propio, y no mucho mejor que “The game”, el anterior trabajo de Fincher que rápidamente cayó en el olvido. Presenta un aspecto moderno, propio de quien ha trabajado haciendo videoclips, lo cual intuyo que le habrá resultado muy atractivo a más de uno. Este tipo de estética suele ser denostada por la corriente más integrista, pero no encuentro nada de malo en ella. Es un trabajo competente que sin embargo, insisto, no puede ser calificado de sobresaliente ni ofrece nada innovador.

Todo el envoltorio visual arropa una intriga que entretiene a cambio de un poco de complicidad, lo cual no esta mal, pero no aporta nada que no hayamos visto en muchas otras películas de corte similar. En este caso se apunta a la moda en uso de guardar una gran sorpresa para el final, truco que cada vez está más lejos de abrirnos los ojos como platos. Quizás cuando presenciemos un gatillazo en el cine porno será como las trompetas de Jericó, pero mientras tanto, algo más se tendrán que esforzar.

Es posible que parte de su éxito se le pudiese atribuir al discurso político-filosófico que se sostiene durante el transcurso de la película. Es éste de un nihilismo cavernícola bastante cafre, tan simplón como todo lo que hay en “El club de la lucha”, y que del mismo modo puede resultar divertido si no se toma demasiado en serio. Es un adorno más para poner la película a la última y que todo en ella sea muy “cool”, apuntándose a la estética verbal de quienes tiran piedras sobre el kapital. Es bastante probable que lo que no es sino una pegatina bastante gastada, algo bastante accesorio en un guión que lo mejor que ofrece son algunas puntadas bastante bien hiladas, haya sido, cosas de la vida, lo que cautivase a tanta gente. Es un ejemplo del poder del eslogan, supongo.

“El club de la lucha” también reabrió en su momento el ya cansino debate sobre la violencia en el cine, que reaparece una y otra vez cuestionando su relación con la página de sucesos del periódico. Parece ser éste el único debate capaz de provocar el cine en estos momentos, a pesar de tener una presencia pública mayor que nunca. “El club de la lucha” no pretende, o no debería pretender, ser una reflexión sobre la violencia en la sociedad actual. Encontraríamos más profundidad leyendo “Mortadelo y Filemón”. Es un entretenimiento ligero, suficiente para escaparse de la realidad durante un rato, de digestión rápida y fácil olvido. Si a día de hoy todavía hay gente que se ha visto incapaz de defecarla me lleva a sospechar que es porque algo tóxico llevaba, pero que afortunadamente no ha hecho mella en mí.

Un guión ágil, pequeñas trampas, algunos detalles un poco forzados y algún pequeño punto de mal gusto. No hay nada más en una película bastante gris. Casi todo lo que se puede comentar es extracinematográfico, añadidos que le otorga un público caprichoso que esta vivo, elige lo que quiere y en tantas y tantas ocasiones nos sorprende.

Recomendada a quienes reventaban bostas con petardos, y se lo pasaban bien con tan poca cosa.
Puntuacion