Ficha

País

USA, Alemania

Año

2004

Título original

Spartan

Duración

106min

Dirección

David Mamet

Guión

David Mamet

Reparto

Val Kilmer, Tia Texada, Derek Luke, Ed O'Neill

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Spartan
Autor: bronte
Fecha: 10/07/2004.
Póster Spartan

Spartan

Digerido por bronte

David Mamet resulta ser una de las figuras clave en el teatro contemporáneo norteamericano. Por si fuera poco, algunos de sus guiones se consideran ya semiclásicos del celuloide como por ejemplo "Glengarry Glen Ross" (obra por la que ganó el Putlizer) o "El cartero siempre llama dos veces". Su pluma también está detrás de productos comerciales (y no por ello de menor calidad) como "Los intocables" o "Último veredicto"; productos más que dudosos como "Hannibal" o "Ronin" y auténticos rollos, verbigracia "Las cosas cambian".

En definitiva, lo que se puede decir de este buen hombre es que es bastante irregular y con tendencia a ser bastante pesadito si uno se despista. Y eso que hay quien le cuelga la tremenda medalla de ser el creador del subgénero de los timadores (en virtud de hipnóticos como "Casa de juegos") dato que no sólo es impreciso, sino que además resulta un tanto ofensivo para directores como, sin ir más lejos, George Roy Hill. Y por no citar "Los tramposos" película española de 1959, dirigida por Pedro Lazaga e interpretada por Tony Leblanc. Que a ver qué va a ser esto.

David Mamet "adora" los ambientes poco "honestos" y le encanta dar "tropecientas" vueltas de tuerca al guión. En su teatro crítica la competencia, la decrepitud de nuestra sociedad e items al uso. Como director además, empezó sin ningún tipo de gracia ni de arte, y hay que reconocerle que ha ido mejorando a pasos agigantados. Aún así le rechifla rodar de noche, y presentar a sus personajes hablando sin parar. Y es que los diálogos de Mamet, y la manera en que utiliza el lenguaje (mayormente apreciable en inglés) es lo que ha hecho de este chico nacido en Chicago una referencia para el teatro mundial.

Ahora bien, con todos estos ingredientes, uno se sentirá un tanto sorprendido cuando vaya a ver "Spartan", pues los elementos que mueve no pueden ser más clásicos: Un protagonista testosterónico perteneciente a una agencia secreta que habla poco y cuando lo hace es para soltar frases lapidarias; el secuestro de la hija del Presidente de los USA, con los típicos problemas de no haber sido querida por su padres; los malos son árabes; toda la clase política, unos corruptos de cuidado y tiros, muchos tiros.

¿Una película de acción más? Pues sí, y no. Para empezar, y para tranquilizar a los contribuyentes, diré que en ésta no hay explosiones, pero sí que está todo lo demás. Lo del protagonista testosterónico no sorprenderá a los seguidores de Mamet, al que tanto le gusta retratar "un mundo de hombres", pero los que sólo hagan una lectura superficial saldrán muy descontentos porque no es que haya mucha marcha.

No obstante, el ritmo de "Spartan" es intachable, el suspense realmente "thrilling" y los diálogos, pese a estar basados en "punch lines" tienen una dignidad y alcanzan un tono de seriedad muy estimable. Es como estar viendo una típica película de acción, pero hecha para adultos. Todo en la trama alcanza su sentido máximo, y uno acaba creyéndose la explicación final, e incluso es capaz de colarnos el gol de "crítica social". Para rematarlo aparece por ahí, Val Kilmer, que no sólo está guapísimo en este filme, sino que además hace un papel magnífico como hombre duro que cuestiona los intereses de su patria por encima de la vida de un inocente, en todo un proceso de humanización del "héroe". Colleja sin embargo en la elección de Tia Texada como "chica de la película" pues con esos labios recauchutados saca al espectador de contexto cada vez que sale en pantalla.

No se dice nada en "Spartan" que vaya a cambiar nuestras vidas, pero es una película que encantará a los new yorkers en contraposición a los residentes en L.A. Recomendada para gente dura que pasa de los 40 y para todos aquellos que se duchen todos los días a las seis de la mañana con agua fría. Puntuacion