Ficha

País

USA

Año

2004

Título original

Spiderman 2

Duración

127min

Dirección

Sam Raimi

Guión

Alvin Sargent

Reparto

Tobey Maguire, Kirsten Dunst, Alfred Molina, J. K. Simmons

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Spiderman 2
Autor: malabesta
Fecha: 12/07/2004.
Póster Spiderman 2

Spiderman 2

Digerido por malabesta

Ante todo, "Spiderman 2" se parece a "Spiderman". Así leído parece una perogrullada, pero a mí me ha costado mis horas de meditación. Lo cual es bueno (lo de que se parezcan, no lo de mis horas) para todos aquellos que disfrutamos de la primera y malo para los que no.

Básicamente, de nuevo vemos dos horas de las aventuras y desventuras de Peter Parker/Spiderman, inocéntemente interpretado por Tobey Maguire. De nuevo, la gracia del asunto es que, al contrario de otros héroes, cuya mayor preocupación era ver que sus calzoncillos fuesen a juego con su capa, Spiderman tiene problemas de empleo, de vivienda, probablemente acné rebelde y por supuesto, sentimentales. Aquí entra en acción Kirsten Dunst, que interpreta al amor de Peter. La parte superheróica del asunto corre a cargo del Doctor Octopus, interpretado por Alfred Molina, científico tirando a loco con más brazos que pelos en la cabeza, cuyo loable objetivo es conseguir la fusión fría, y aliviar los problemas del mundo, pero que en el proceso se convierte en un criminal peligroso, en parte ayudado por Harry Osborne Jr., rico heredero con ojeriza a Spiderman.

Detrás de los mamporros y las piruetas, muy espectaculares en general y muy bien rodadas también, la historia juguetea con los problemas de identidad que supuestamente tenemos todos (a mí nunca me ha dado por vestir ajustado y trepar paredes) y de como uno no puede vivir identidades falsas, por mucho que lo intente; así Peter intentará dejar de ser Spiderman, vencido por el stress de ser repartidor de pizzas de día, superhéroe de noche y estudiante en los ratos del bocadillo. Pero al final la verdadera identidad siempre acaba surgiendo para patear al malo. Igualito que en "La importancia de llamarse Ernesto", obra de Wilde citada y recurrida en la película.

Los actores, pues como la primera parte. Alfred Molina sustituye con honra a Willem Dafoe, y los demás están más que bien, de manera que en los momentos en los que no hay peleas ni rascacielos la película resulta igualmente interesante. Mención especial merece J. K. Simmons, que encarna a la perfección a J. J. Jameson, no tanto por las bondades de su actuación como por lo bien caracterizado que está.

Por supuesto, a Sam Raimi no le tiembla el pulso a la hora de rodar escenas de acción, por lo que, aunque su carga en tiempo es algo menor que en la primera parte, no la desmerecen en absoluto. Y también, como buena franquicia, "Spiderman 2" no termina sin dejar una enorme y evidente puerta abierta a una tercera parte.

Puede que los más acerrimos seguidores de la saga de cómic no estén de acuerdo con el poco respeto con el que se trata la historia "original", que es condensada y retocada, pero Alvin Sargent, guionista, lo hace con estilo y coherencia, además de añadir unos cuantos guiños para el fan capaces de contentar a la parroquia.

En fin, una película muy entretenida, recomendada en general para todo el mundo, sobre todo para aquellos que lleven calzones largos. Puntuacion