Ficha

País

USA

Año

2002

Título original

Spiderman

Duración

123min

Dirección

Sam Raimi

Guión

David Koepp

Reparto

Tobey Maguire, Kirsten Dunst, Willem Dafoe, J. K. Simmons

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Spiderman
Autor: malabesta
Fecha: 15/07/2004.
Póster Spiderman

Spiderman

Digerido por malabesta

De todas las películas de superhéroes que han pasado por la cartelera, exceptuando quizá a su segunda parte, sin duda "Spiderman" es la mejor de ellas. No sólo por la calidad de la historia en la que se basa, lejos de héroes mas naïf como Superman, u otros un poco más alejados del público como los X-men o Batman. Como decía la publicidad escrita por Stan Lee (el padre de la criatura) en uno de los primeros números de Spiderman (claramente destinado a un público adolescente) "Spiderman no es un héroe cualquiera. Spiderman es el héroe que podrías ser tú".

Pues a la calidad inherente a dicho personaje hay que añadir la selección de un equipo no menos bueno. Sam Raimi, director de la rama espectacular de Hollywood, que sin llegar a haber producido ningún clásico, nunca aburre a la parroquia. Tampoco ha renunciado nunca a su faceta mas freak, produciendo cosas como la serie de "Xena", y todos sus derivados. Los actores, a mayores de los que siempre acompañan a Sam (como su hermano Ted, J. K. Simmons o el inefable Bruce Campbell), son capaces de embarcarse en una (o más) película destinada al gran público sin que se le caigan los anillos y sin perder vergüenza. Tampoco decae la calidad de su trabajo, que sin ser nada del otro barrio, es más que suficiente para dotar de humanidad a los personajes cuando no son muñequitos generados por ordenador. Así Peter Parker/Spiderman es Tobey Maguire. Mary Jane recae en Kirsten Dunst y Harry Osborne es para Willem Dafoe. Éste último, sin duda es el que más destaca en su papel, no sólo porque pueda ser mejor o peor que los demás, es que el hecho de interpretar a un esquizofrénico megalómano vengativo es sin duda mucho más agradecido que cualquier otro papel. De todas maneras, Defoe es capaz de convertirse en el Duende Verde sin necesidad de maquillaje, solo remeneando los músculos de su cara, que a juzgar por la pinta que tiene, y por sus cejas, deben de ser muchos. Pero muchos.

El encargado de adaptar el guión es David Koepp, en cuya carrera destaca el de "Atrapado por su pasado". Su principal contribución pasa por adaptar la historia original de 1962 a la actualidad, además de traducirla para un público un poco más maduro que el original. A saber: la radiación, culpable de los poderes de Spiderman se transforma en ingenieria genética, la marca de nuestros tiempos. La carrera que inicia en el mundo del espectáculo y la televisión se ve reducida a un combate de lucha libre. Las redes que lanza pasan a ser parte del paquete de la mutación, en lugar de ser un invento frabicado en su cuarto por un adolescente en sus ratos libres. Y finalmente, y quizá el cambio más importante, es que lo que mueve a Peter, aparte de la muerte de su tío, es, como él mismo dice en el prólogo de la película, su amor por Mary Jane, personaje que en el cómic original tarda lo suyo en aparecer.

Por supuesto, uno de los platos fuertes de la película son sin duda los efectos especiales. Aunque a veces transmiten cierta sensación de irrealidad, pues parece que el protagonista, en lugar de un actor, sea un tipejo de la PlayStation, uno no puede menos que maravillarse al ver a Spiderman saltando de red en red, colgado de los rascacielos de Nueva York.

Una película muy entretenida, con su poco de moral y su mucho de acción, que transpone fielmente a Spiderman a la pantalla, salvando las pequeñas diferencias. Recomendada para todos aquellos que han tenido compañeros de clase abusones. Puntuacion